La Jueza Barú budú budía

La jueza Servini de Cubría es conocida por su actuación en diversas causas relevantes del país, como la que permitió que el PJ no tuviera elecciones internas y todos los peronistas se postularan por fuera del partido, creando los famosos Frentes.

Pero allá por  1992, quiso callar al genial Tato Bores. Todo se originó en uno de los scketch, en donde un investigador del futuro hallaba los restos de lo que alguna vez fue la Argentina. Este arqueólogo descubría que una jueza llamada María Servini de Cubría, había sido sancionada por mal desempeño con el pago de 60 pesos. Entonces el personaje de Tato llegaba a la conclusión que en la Argentina de los años 90, 60 pesos debieron ser una fortuna, cuando en realidad 60 pesos es una sanción simbólica hasta para el día de hoy.

La jueza presentó un pedido de censura previa que fue negado en la Justicia. Se devolvió el tape al canal, y lo único que realizó el genial Tato fue cambiar su nombre por Jueza Barú budú budía, en clara alusión a Servini de Cubría.

En este episodio de Tato Bores, todos los periodistas y personalidades que forman parte de la radio y TV, defendieron al capocómico, en un claro apoyo a la libertad de prensa tan dañada durante estos años.