Se termina el gobierno kirchnerista

Finalmente el día tan esperado por muchos, pero rechazado por algunos, ha llegado. Luego de 4 años y medio de gobierno de la Argentina (el medio año extra se lo regaló Eduardo Duhalde luego de la muerte de Kosteki y Santillán, pero la gente tiene frágil la memoria), con muchos hechos de corrupción sin resolver, con un país creciendo a un 8 % anual (tasas chinas) y con niveles de desocupación por debajo del 10 %.

De todas maneras todo eso serán hechos del pasado, ya que a partir de hoy a las 15 hs, cuando la señora Cristina Fernández de Kirchner jure como presidenta de Argentina, comenzará una nueva época en la Argentina (QUÉ!!! Te volviste loco?). A continuación mis razones.

Me voy a poner en el papel del viejito ese que va a votar con 100 años de edad y que a los medios siempre les gusta porque es una nota pintoresca (a Mauri también le gusta :P). ¡Qué lindo que es un recambio presidencial!

Afortunadamente yo nací junto con la democracia. A veces (pienso) que yo soy un hijo de la democracia. Una generación que no conoció ni el autoritarismo, ni vió militares caminando por las calles (salvo en los desfiles por fechas especiales) y no conoció (en el sentido de ver) gente que era “chupada”.

A mi me gustan mucho los traspasos de mando. Del caotico diciembre del 2001, en donde vimos la sucesión de Puerta – > Rodriguéz Saá – > Camaño – > Duhalde, al traspaso de Duhalde a Kirchner con el bastón colocado al revés y todos deciamos: Qué simpático que es Kirchner. No me pueden negar que es pintoresco un traspaso presidencial. Es un pequeño resto de una época de reyes y emperadores.

Volviendo al tema de Cristina, voy a poner toda mi fe, de ella sea distinta a él. Espero que realice algunas cosas mejor que su marido y continúe las cosas que están bien. Todo esto sin “patoterismos”, violencia y demás cosas. Claro que esto no es eterno, así que estaremos observando detenidamente todas las cosas que realice. Hoy comienza la era del Cristinismo?

En fin, estamos listos para lo que sigua. Ojalá que le vaya bien a la Argentina y algún día seamos un país avanzado como Alemania (eso lo dijo ella). Será en bien de todos los argentinos.