Viaje a Buenos Aires en Tren (Parte II)

DSC00027

Segunda experiencia en tren a la ciudad de Buenos Aires. A las 5.15, junto a mi amigo Germán, salimos desde la estación Rosario Norte rumbo a la ciudad de Buenos Aires. Los trenes tienen ahora unos protectores de acrílico sobre los vidrios, que dificultan muchísimo la visualización del exterior (por la tierra que tienen, vió?). Amén de que esta vez el viaje fue casi todo del noche, ya que amanece bastante tarde.

El viaje transcurría de manera normal (muchos más pasajeros que en el mes de diciembre cuando viajé por primera vez) hasta que pasamos la ciudad de San Nicolás. Allí el último vagón en el cual viajamos mi amigo y yo, comenzó a moverse como nunca antes y provocó el pánico de los pasajeros. Muchas risas nerviosas en el vagón. El problema era aparentemente la suspención del vagón que provocaba “el salto” de los asientos de todos los pasajeros. En un momento llegamos a creer que en cualquier momento se descarrilaba el vagón.

Recién cuando pasamos Zárate se puede decir que comenzamos a respirar un poco más tranquilos.


Contras: Con tanto movimiento, era muy dificultoso ir al baño :D. Había que aprovechar muy bien las paradas.

Suciedad. El servicio estaba mucho más sucio que en el mes de diciembre. Que sea barato no tiene por qué implicar que no se limpien los vagones. Por 15 pesos más (valor del colectivo coche cama), se viaja en butacas reclinables y mucho más limpias (además de que pasan alguna película pirateada en Divx 😉 )


Pros: Sigue teniendo el encanto del viaje en tren. El ingreso a Buenos Aires por la estación de Retiro, me gusta mucho más que el ingreso por Bus.

Barato si es una familia numerosa (había muchas)


Ahora (a diferencia del mes de diciembre) hay una señora que recorre el tren con gaseosas, “sanguches”, y galletitas 🙂

Llega en horario. 11.17 AM