Buenos Aires, ombligo de la Argentina

“Parece que el humo tiene que llegar a Capital Federal para que se encuentre solución al problema”. Miguel Lifschitz – Intendente Rosario

Es claro que para que algún hecho tenga la trascendencia necesaria en los medios y en los ámbitos políticos, debe pasar y afectar si o si a la Ciudad de Buenos Aires, allí donde gobiernan los presidentes y donde se encuentran los diputados y senadores.

El problema del humo de las islas no es nuevo para los rosarinos. Ya desde finales del 2001, se encuentran noticias sobre este hecho, que claro, tiene que soplarles la nuca a los porteños para que el gobierno nacional reaccione. Siquiera reaccionaron cuando hace casi un año atrás, una empresa ladrillera provocó un desastre. Tampoco reaccionaron cuando la ruta 9 estuvo cortada durante casi 2 días por la gran cantidad de accidentes en pocos minutos la semana pasada.
En definitiva, es hora de que los porteños dejen de pensar que son los únicos argentinos de este país, y que lo que queda más allá de la Gral. Paz es el inframundo.

Un claro llamado de atención para los políticos nacionales.