Cómo desinformar sobre la web 2.0

*Por Romina Jorge

Así como el mío, el blog de Fede también cumple un añito de vida. ¡Felicitaciones! Gracias por invitarme a escribir en tu blog 🙂

Me meto de lleno en el post.

La cosa es así. Como todos los días, me dispuse a leer los diarios. Leí la versión digital de Clarín y de Infobae y mi jefe había comprado El Cronista Comercial, por lo que aprovechando la oportunidad de tocar el periódico en papel, lo ojeé.

Dentro del suplemento PyME me encontré con un artículo ¿Negocio o Burbuja?… y sí, se trataba sobre negocios 2.0. No pude resistirme y lo leí. Decidí leerlo para ver si, de una vez por todas, se escribía algo diferente a lo de siempre. Y no. No sólo que era una nota como las que siempre salen sobre la web 2.0, sino que escrita con varios de errores.


Vamos por partes. La nota empezó bien, hasta que nombró a la web 3.0 y la futurología de la inteligencia artificial nombrada al pasar. Después se volvió a encarrilar contando el caso de Facebook, Sónico y MySpace, Taringa y Psicofx (sí, para El Cronista NO es psicofxp) y si las redes soeciales están o no sobrevaluadas, cuánto facturan, cuánto recibieron en inversiones, etc., etc., etc.

Más allá de cifras medio dudosas, uno de los errores más grosos dentro del artículo es que afirman que Digg es un blog (wtf?). No por querer explicar algo y hacerlo simple hay que caer en esto: decir lo que no es.

Hay dos cuadros comparativos, uno sobre los modelos de negocios puntocom y web 2.0 que dibuja la idea de que arman un modelo 2.0 es tan fácil que se puede empezar a desarrollar “en el living de casa o en el garage”, ok. Sí, pero tampoco es así.

El otro cuadro se compone de todos los modelos de negocios de la Web 2.0. Vean ustedes mismos las cosas que dice:


Twitter genera ingresos con publicidad segmentada, en Taringa se arman grupos, Digg es una red social, Cifras irrisorias de inversión, requerimientos técnicos medios obvios, y descripciones inadecuadas…

Una nota muy pobre, que me da vergüenza ajena. No sé por qué hay que caer en simplismos y descripciones erróneas para explicar de forma simple y para gente que no es del ambiente lo que es la web 2.0. Al fin y al cabo, se produce el efecto contrario: la desinformación.

La verdad no entiendo cómo colegas pueden llegar a desperdiciar lo que podría haber sido una buena nota.

Una de mis preguntas es, ¿no se informan antes de escribir?