Yo (otra vez), extranjera

Como ya dije, soy escritora. Pero esto no me hace tecnológicamente tonta. Entonces, tengo que agradecer la generosidad de Federico que, aun sabiendo que no soy periodista y que mis blogs –dos híbridos caprichosos– sólo son visitados por un puñado de fieles lectores, decidió incluirme en la invitación al festejo del primer cumpleaños de su blog y abrir su espacio a mi palabra.
Dicha generosidad no es usual en este medio que, verdad de perogrullo, replica la dinámica de las relaciones humanas en la vida real y, por lo tanto, no está exento de exitismo, envidias, recelos, resentimientos y alguna que otra mezquindad.

Esta serie de posts me impuso un desafío: escribir para un público que no es el mío, lo que equivale a exponer frente a un auditorio que no frecuenta mi modo de expresión sin perder el tono y el estilo que me caracterizan.
He sido, en este tiempo, una legal alien.
¡Gracias, Federico, y feliz cumple!

Por Laura Cambra

En otra vida fui ghostwriter. Ahora, no más ghost. Vicio: Cadena de palabras – Delirio: S.E.U.O

Rosarino. Nieto de japoneses. Periodista argentino. Manager de las redes sociales en Artear (TN/El Trece) - Productor de TV. Ex editor ejecutivo de Perfil.com. Columnista de tecnología y cine de diversos medios gráficos y online | Twitter | Facebook | Contacto

1 Comment

  1. La tecnología es un medio de transmisión, así como lo fue el libro en su apogeo.

    Si el escritor no tuviese calidad, el contenido del artículo sería hueco (y no podríamos echarle la culpa a la tecnología). Todos somos escritores innatos aunque nuestra semántica fuese un desastre (el problema radica entonces en cómo transmitir el concepto que uno quiere compartir…).

    La actitud del Fede es trasgresora, dado que invita a “extraños” a romper con el esquema habitual de su blog. Y no es poco…

    Éxitos!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.