Yo (otra vez), extranjera

Como ya dije, soy escritora. Pero esto no me hace tecnológicamente tonta. Entonces, tengo que agradecer la generosidad de Federico que, aun sabiendo que no soy periodista y que mis blogs –dos híbridos caprichosos– sólo son visitados por un puñado de fieles lectores, decidió incluirme en la invitación al festejo del primer cumpleaños de su blog y abrir su espacio a mi palabra.
Dicha generosidad no es usual en este medio que, verdad de perogrullo, replica la dinámica de las relaciones humanas en la vida real y, por lo tanto, no está exento de exitismo, envidias, recelos, resentimientos y alguna que otra mezquindad.

Esta serie de posts me impuso un desafío: escribir para un público que no es el mío, lo que equivale a exponer frente a un auditorio que no frecuenta mi modo de expresión sin perder el tono y el estilo que me caracterizan.
He sido, en este tiempo, una legal alien.
¡Gracias, Federico, y feliz cumple!

Por Laura Cambra

En otra vida fui ghostwriter. Ahora, no más ghost. Vicio: Cadena de palabras – Delirio: S.E.U.O