La decisión más difícil y un día histórico


Esta madrugada sucedió un hecho inédito en la historia política de Argentina. El vicepresidente fue la figura fundamental en el desempate final para rechazar el proyecto de ley aprobado por la cámara de diputados, que acreditaba a la polémica resolución 125 del Ministerio de Economía.

El voto final fue sin lugar a dudas, uno de los momentos más traumáticos para los miles de telespectadores que seguimos el debate en el senado (en mi caso desde las 22 hs) hasta que finalizó a las 4:30.

Sin dudas, tuvo sus momentos emotivos y un suspenso abrumador, pero lo que debemos festejar, es que el tan bastardeado Congreso Nacional, ha sido nuevamente la figura clave de la demostración de la soberanía popular.

La decisión de Cobos, obliga al gobierno nacional a replantearse todo el conflicto sobre el campo y espero que se presente una solución integral para la solución definitiva del conflicto. Las personas están agotadas de la realización de actos y contra-actos, que lo único que hacen es malgastar recursos que podrían destinarse para tantas cosas, como como escuelas, hospitales o lo que sea.

Espero (todos esperamos) que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, sepa leer este mensaje (que en realidad es una muestra más de como está fragmentada la sociedad y a su vez el partido gobernante), y que tome esta derrota legislativa, como un aprendizaje para el futuro de su gobierno (del cual todavía le faltan 3 años y medio, y una elección legislativa de por medio)

Por lo pronto, Cobos se suma un punto valiosísimo ante la ciudadanía, y fortalece el tan bastardeado cargo que les tocó asumir. Una decisión difícil para el vicepresidente, pero que permite buscar un camino que parecía no tener salida y un día histórico, para todos los argentinos. 17 de julio de 2008 no será olvidado fácilmente.