iPhone 3G: el papelón de las telefónicas argentinas


Publicidad del iPhone 3G en la ciudad de México – Fuente: Flickr

A menos de 48 horas del lanzamiento del iPhone 3G en la Argentina, el 22 de agosto próximo, Claro y Movistar mantienen un silencio de radio sobre cual será el precio final del dispositivo de Apple.

A diferencia de lo que realizaron en los mercados españoles (Movistar) y mexicano (Telcel, la empresa que pertenece al magnate Carlos Slim), en la Argentina se prefirió no dar mayores detalles cuando faltan menos de 2 días. Sólo para tener una idea, en México se anunció el precio una semana antes y en España sucedió algo similar.

Uno de los rumores más fuertes publicado en el día de la fecha en el grupo de usuarios de Mac (MUG), revela que el precio en Claro sería de 2688 pesos por la versión de 8GB y 3125 pesos para la versión de 16 GB (la única que brinda la posibilidad de adquirirlo en color blanco o negro)

Estos precios serían para todos aquellos que sean clientes de la compañía y deseen cambiar sus terminales.

¿Cuál es la estrategia de la compañía? Vender el plan de datos 3G por adelantado, con un contrato a dos años y luego será “bonificado” en la factura final. De esta forma, se asegurarían la permanencia de sus clientes en la misma, sin posibilidad de realizar un cambio (a menos que quieran perder el dinero que les han adelantado por el servicio de 3G)

Una triste campaña de difusión realizada por ambas telefónicas (más que nada porque es uno de los primeros sitios en el mundo en donde dos empresas disponen del producto, sin querer ceder un milímetro de ventaja) y el secreto comercial, terminan perjudicando a los clientes que sólo reciben mails para confirmar (y reconfirmar) la reserva de su equipo.

Reservar sin saber el precio, no parece muy justo. Qué diferente es al mercado chileno, en donde ambas compañías realizan el anuncio con “bombos y platillos