La crisis financiera afecta a miles en Japón

Por algún motivo que desconozco, los principales blogs de Japón (aquéllos realizados por hispanoparlantes) no están hablando de la grave crisis financiera en la segunda potencia mundial (de momento). Quizás porque sea el lado menos “cool” de la tierra del Sol Naciente.

Miles de puestos de trabajo se han perdido en las últimas semanas, debido a la caída de las ventas de automóviles y autopartes. Los principales afectados fueron el personal contratado conocidos como dekasegi (extranjeros que viajaron a Japón para juntar algo de dinero) fueron echados de sus trabajos sin indemnizaciones. Otro problema es que como las viviendas eran propiedad de las empresas donde trabajaban, es bastante común ver carpas en los principales parques de Tokyo, con personas viviendo al aire libre o debajo de los puentes. Ante esta situación, para año nuevo fueron bastante comunes las “ollas populares” de algunas organizaciones benéficas, que le dieron un plato de comida caliente a las personas desocupadas y sin techo. La mayoría de estos extranjeros desean retornar a sus países (en especial Brasil) pero no cuentan con el dinero suficiente como para los pasajes (más aún cuando tienen familias)

Una de las zonas afectadas es Nagoya, en donde la industria autopartista que abastecía a Toyota, redujo su producción considerablemente.

¿Cuál fue el principal problema? En el caso de Toyota (1º productora mundial de automóviles del mundo, sobre GM), una mala decisión de fabricar vehículos como los Lexus (que sólo se venden en EE.UU), produjo una drástica caída en las ventas con la crisis económica del país del norte de América. Nissan es otra de las empresas que decidió reducir su producción mundial de automóviles, con lo que seguramente incrementará el número de desempleados.

A esto se le suma una caída global en el consumo de productos de electrónica, por lo que empresas como Sanyo, TDK y Sony se suman a la larga lista de empresas con despidos.

El mes clave de la crisis será marzo, pues allí finaliza el año fiscal y las empresas querrán recortar gastos para el siguiente período que comienza en el mes de abril.