MSI Wind con Mac OS X (Backstage de la alquimia informática)

Nuestro espíritu geek, no pudo evitar que Sebas y yo (la MSI es de él), le instaláramos OSX Leopard a la netbook más popular del mercado. En Conexión Continua pueden leer la parte técnica con las cosas que funcionan y lo que no, pero aquí les contaré el detrás de escena de una tarde calurosa.

Seba se compró la MSI para instalarle OSX Leopard. No había vuelta atrás. Quería tener su versión minimalista de una MacBook, por un tercio del precio original. Claro que instalarle Mac OS no era una tarea simple por varios motivos:

– es ilegal (sí, como la mayoría de los Windows XP instalados en la Argentina)
– es ilegal II (porque sólo se puede instalar en computadoras fabricadas por Apple, según EULA)
– no es nada simple (al no tener unidad óptica hay que crear un pendrive booteable, que encima tiene que ser de 4GB o más, sino no entra)
– y estaremos a la expectativa de que los hackers lancen una actualización no oficial de OSX, pues las originales de Apple nos cagaron el sistema operativo (así nomás)

Con ese panorama, pasamos todo el “material de valor” en el Windows XP Home Edition (la primera vez que mi amigo pagó por una licencia!!) a un HD Externo USB. Luego de realizar el PenDrive Booteable con OSX86Tools 1.0.149 (la única versión que sirve), lo colocamos en el puerto correspondiente y voilá, Instalador de MacOSX.

Configurando un par de cosas que figuran en la guía de AppleWeblog, terminamos la instalación con MacOS 10.5.4. Instalamos un par de programas como el Firefox, Adium, Quicktime y iTunes nuevos y devolvimos los archivos que estaban en el HD USB. Fin de la jornada.

Al día siguiente le propongo a Seba, instalar 10.5.5, pues encontré una guía que nos puede servir. ¡Dale! La clave de instalar 10.5.5, es que la actualización se ejecutara con un comando de Terminal, que imposibilita la instalación de un kext llamado AppleIntelCPUPowerManagement.kext. Algo falló y pude ver el primer Kernel Panic de Mac OS (una suerte de BSOD de Windows) en mi año de usuario de OSX. ¡No!

Si bien encontramos algunas soluciones, nunca pudimos borrar el archivo para tratar de “recuperar” el sistema. Mal.

Colocamos el PenDrive y a instalar nuevamente OSX. Tras 20 minutos, estabamos otra vez en 10.5.4. ¿Probamos otra vez? Pero le dije: – esta vez dejemos todo en inglés, pues tengo el presentimiento de que OSX tiene un problema cuando le tirás una ruta en inglés y las cosas están en español. Instalamos 10.5.5 y ¡voilá! ¡Funcionó!

Bueno, ahora a reinstalar los drivers de la placa de video, para que se vea en 1024 x 600 y no en 800 x 600 estirado. OK. Instalamos los Kext de la IntelGMA950 y…..nada. Cada vez que reiniciamos el sistema, nos daba una pantalla azul como si se hubiera congelado la computadora. ¡Puta Madre! Probamos borrando los kext (esta vez pudimos hacerlo), pero no pasaba nada. ¿Format? ¡Dale! (se nota que en el fondo tenemos más años usando Windows) 🙂

La tercera instalación fue para volver al mismo punto que lo dejamos la noche anterior, con OSX10.5.4 y las aplicaciones compatibles.

Conclusiones:

Si bien me dijeron que con MSIWindOSX86.iso se logra actualizar a la última versión 10.5.6, creo que esto sigue siendo algo verde. Sigue estando lejos de la experiencia de un usuario de una MacBook, en donde sólo coloca el DVD de instalación y se va a tomar una Coca-Cola. La imposibilidad de instalar actualizaciones en forma directa y automática, será la estrategia elegida por Apple para joder a los usuarios de estas netbooks, pues si querés usar la última versión del iWork 09 o iLife, sí o sí necesitas 10.5.6. Algo similar a lo que hizo con los iPhones desbloqueados y que cada actualización del firmware lo convertía en un iBrick.

Otro tema es que las cosas funcionan pero atadas con alambre. El Wi-Fi funciona, pero desde un programa que simula una conexión ethernet, los conectores de entrada y salida de audio no funcionan, el indicador de la batería depende el día y así con todo. Se puede decir que para probar y ver como funciona, está bien, pero le falta.

Un OSX que siquiera te da la bienvenida (no tiene el video cuando iniciamos por primera vez) y el clásico sonido de “chan!” al inicio, es una muestra de que Apple no estuvo por aquí. Ojalá que se pongan las pilas y saquen una netbook que compita de verdad contra estos dispositivos.