¿Es Facebook el malo de la historia?

facebook

A veces no sé si reír o llorar con los comentarios de muchos blogs de tecnología. Hoy la mayoría de ellos hablaron sobre el cambio de las Condiciones de Uso de la red más popular del planeta: FACEBOOK.

Muchos se quejaron porque el cambio en las condiciones, limitan mucho más la protección de nuestra información privada hacia la red social, pues no “importa” si cerramos la cuenta; ellos siempre se quedan con los datos.

Hace casi un año, este mismo blog fue el lugar elegido para confirmar mi sospecha. Las cuentas de Facebook no se cierran, se suspenden. Lo mismo sucede con HI5, Sónico y las miles de redes que abundan en el mundo. Los datos siguen allí, esperando a que las personas se arrepientan de haber suspendido (nunca cerrado) su cuenta.

El debate sobre la confidencialidad no es nuevo. Hace pocos días, Google sacó Latitude, una herramienta que permite geolocalizar a nuestros amigos. Es seguro, sí, pero a nadie parece importarle que hay una empresa de por medio. La libertad individual pende de un hilo.

Según el propio Mark Zuckerberg, la nueva política de privacidad era necesaria para el buen funcionamiento de la red en sí. Los usuarios deben cederle la información a Facebook, para que ésta pueda ser localizada por otros usuarios. Quizás el problema sea que Zuckerberg esperó a que otro descubriera un escándalo, cuando debería haber hecho el anuncio en forma oficial desde el blog de la compañía.

Otra empresa que se hace dueña de nuestros videos es YouTube. En parte tiene un lado positivo, pues sino todos aquellos que subimos algún material con copyright, podríamos ser los perjudicados en un juicio.

Como verán, el debate está todavía en pañales. Lo importante es que si hay algo que no nos gusta, lo dejemos bien en claro y luchemos por nuestros derechos. Facebook no es el malo de la historia, es sólo uno de los primeros. Lo peor aún no ha llegado.

Fuente: ALT1040