Anti-E3: Songa I

En la misma semana que todos hablan del Proyecto Natal de Microsoft, el Nuevo Super Mario Bros. Wii, Super Mario Galaxy 2 o el nuevo mando PlayStation, yo quiero regresar en el tiempo para recordar a la mejor consola de videojuegos de la historia (?): la Songa.

Creada por una vil mente coreana, la Songa era el clon de la Sega Génesis/MegaDrive de 16 bits. Fue uno de los modelos más vendidos en la Argentina, debido a que su precio era menor y que tenía algunas cualidades que siquiera las versiones originales reunían.

Por un lado, la Songa era la unión de los modelos norteamericanos y japoneses de Sega. A través de un interruptor, podía utilizar cartuchos de cualquiera de las regiones. También se podía adaptar al legendario SegaCD que sólo conocimos por revistas especializadas de España.

Era binorma (NTSC/PAL), por lo que no había problemas para utilizarla en nuestro país. Otra de las ventajas era que mientras la Génesis venía por defecto con joysticks de 3 botones (ABC), la Songa tenía 6 (ABCXYZ) y los L/R. Era la consola ideal para jugar al Mortal Kombat II, el juego del momento.

A veces la Songa tenía algunos problemas, como por ejemplo con el Virtua Racing (un gran juego de carreras) que no funcionaba hasta que la consola estuviera caliente tras varias horas de uso (inexplicable).

La Songa vivió varios años hasta que un día dijo basta y alguno de sus componentes se quemó. Nunca se pudo reparar y pasó a mejor vida. Gracias Songa por todas las alegrías. 


Enlace: Songa: La versión coreana de Sega