Las estrellas detrás del telón

ESO lanzó una magnífica imagen del telescopio gigante (VLT; Very Large Telescope) de la gigante fábrica de estrellas que rodea a NGC 3603. En esta nebulosa se encuentra el cúmulo más luminoso y compacto de estrellas jóvenes masivas de la Vía Láctea, lo que sirve como una excelente analogía “local” de regiones muy activas de formación de estrellas en otras galaxias. El cúmulo también está integrado por la estrella más masiva que se haya “pesado” hasta ahora.

NGC 3603 es una región de polvo estelar: una fábrica cósmica en la que se forman estrellas permanentemente de las nubes de gas y polvo que se extienden de la nebulosa. Ubicada a 22.000 años luz del Sol, es la región más cercana de este tipo conocida hasta el momento en nuestra galaxia. Sirve como prueba local para los astrónomos a la hora de estudiar los procesos intensos de formación de estrellas, muy comunes en otras galaxias, pero difíciles de observar en detalle por la gran distancia.

La nebulosa tiene esta forma debido a la luz intensa y los vientos provenientes de estrellas jóvenes y masivas que levantan cortinas de gas y nubes que revelan innumerables soles brillantes. El cúmulo central de estrellas en NGC 3603 alberga a miles de estrellas de todo tipo: la mayoría tiene una masa similar o menor que la de nuestro Sol, pero las más espectaculares son aquellas estrellas masivas que están cerca del final de su vida. Algunas súper gigantes azules se agrupan en un volumen a menos de un año luz cúbico, junto con las tres estrellas de Wolf-Rayet — extremadamente brillantes y masivas que eyectan vastas cantidades de material antes de morir en explosiones gloriosas conocidas como supernovas. Mediante un conjunto reciente de observaciones realizadas con el instrumento SINFONI en el telescopio VLT, los astrónomos han confirmado que una de estas estrellas tiene alrededor de 120 veces la masa de nuestro Sol, lo que la califica como la estrella más masiva conocida hasta ahora en la Vïa Láctea [1].

Las nubes de NGC 3603 nos muestran una imagen familiar de estrellas en diferentes etapas de su vida, con estructuras gaseosa que aún no se convirtieron en estrellas, estrellas recién nacidas, estrellas adultas y estrellas cerca del final de sus vidas. Todas estas estrellas tienen aproximadamente la misma edad, un millón de años, un abrir y cerrar de ojos, comparado con nuestro Sol de cinco millones de años y nuestro sistema solar. El hecho de que algunas estrellas hayan comenzado sus vidas mientras otras ya estén muriendo se debe a su extraordinaria variedad de masas: estrellas de grandes masas, muy brillantes y calientes, que durante su existencia se queman más rápido que las menos masivas, que suelen ir apagándose y enfriándose.

Esta nueva imagen, obtenida con el instrumento FORS conectado al telescopio VLT en el Cerro Paranal, Chile, muestra un amplio campo alrededor del cúmulo estelar y revela la rica textura de las nubes de gas y polvo que lo rodean.

Nota: La estrella, NGC 3603-A1, es un sistema de dos estrellas que orbitan una alrededor de la otra en 3,77 días. La estrella más masiva tiene una masa estimada de 116 masas solares, miesntras que su compañera tiene una masa de 89 masas solares.

Fuente: ESO