La nube de las restricciones

De golpe y sin darnos cuenta, parece que todos nuestros datos y nuestra información pasarán a la nube, para que podamos acceder a ellos sin importar qué dispositivo utilicemos. Sólo será necesario que esté conectado a Internet y la nube hará el resto por nosotros.

Con diferencias, tanto Google, como Amazon y Apple tienen sus tres modelos para comenzar a ocupar cada vez más espacio en la vida de las personas. Google presentó la Chromebook hace pocos días atrás, un claro ejemplo que ellos serán los encargados de manejar toda nuestra info y nosotros sólo utilizaremos una terminal boba desde donde ingresaremos los datos.

Apple con iCloud, quiere integrar todo su hardware a la nube, simplificando la forma en la cual cambiamos de un dispositivo a otro. Toda nuestra música, aplicaciones o películas que compremos, estarán disponibles para que podamos comenzar en un iPad y terminar en un Mac, por ejemplo.

Pero existe un participante del que poco se ha hablado y que quizás sea el principal problema en el futuro. Las operadoras telefónicas. Es que ellas serán el nexo entre nuestros dispositivos y estas redes “en la nube” y lo peor es que si bien nunca fueron baratas las transferencias de datos por las redes celulares, todo indica que en el futuro, y si nuestros dispositivos van a necesitar más tiempo online, tendremos una red “restringida”.

Lo peor es que tal como indica David Pogue en su blog del NYTimes, las compañías comenzaron a aplicar esto a sus clientes hogareños, por lo cual tarde o temprano sólo pagaremos por un servicio que nos de una determinada cantidad de GB por mes, en donde el excedente se pague. Sólo pensemos que si Amazon lanza un servicio para subir toda nuestra música a “la nube”, podemos estar un par de días. Ahora imaginen a cientos de miles de personas haciendo lo mismo. Es un negocio redondo.

Está claro que toda la infraestructura actual no fue pensada para la nube y quizás sea la siguiente etapa de Internet. Veremos que sucede en el futuro.