El vuelo final del transbordador espacial

El transbordador espacial Atlantis despegó del Cabo Kennedy y marcó el final de una era. Para los que nacimos en la década de los 80, estas naves espaciales representaron quizás lo mejor de la ciencia ficción y los sueños de convertirse en astronautas de cualquier niño. Eran similares a los aviones y de hecho, aterrizaban como planeadores. Pero luego con el tiempo nos dimos cuenta que limitaban mucho lo que realmente tiene que hacer la especie humana: explorar.

El transbordador espacial nació pocos años después de la misión más espectacular de la historia: las Apolo. Y se pensaron como una forma de experimentar la vida en el espacio durante largos períodos de tiempo. Era simple y barato, en comparación con lo que hubiese significado en los 70 un viaje a Marte. Se eligieron los vuelos en la órbita baja de la Tierra, o LEO (Low Earth Orbit), el espacio en donde nos hemos acostumbrado a vivir durante las últimas tres décadas. Si bien creo que se ha aprendido muchísimo de los vuelos a 500 km de distancia de la Tierra, la humanidad no puede permitirse no cumplir esa experiencia de conocer lo desconocido, al igual que los primeros exploradores del Viejo Continente.

El fin del programa espacial del transbordador espacial viene de la mano de inventar nuevas tecnologías para llegar más lejos y alcanzar nuestra siguiente meta: Marte. Sin embargo, quizás se deba debatir varias cosas sobre un viaje tan largo y si no sería conveniente tener una presencia permanente en la Luna.

Tal como se dijo durante el 40 aniversario del alunizaje, la NASA se quedó sin filósofos, gente que motivara a llegar más lejos que la LEO, y quizás lo mejor era ponerle punto final ahora que la Estación Espacial ya está terminada.

De todas formas, no deja de ser curioso que Estados Unidos y el resto de la comunidad científica, dependerá de los rusos y sus Soyuz para poder alcanzar una de las mayores obras de ingeniería de la última década. No nos olvidemos que hasta la fecha, sólo dos países han logrado enviar hombres al espacio, si bien China ha hecho lo propio, pero está atrasadísimo en comparación a sus dos pares.

Sin dudas es el final de una era, pero más que nunca, creo que lo que veremos de aquí en adelante será espectacular, por los cientos que viajaron allí, y los que murieron en el intento.