Think different

No, no se murió. Pero la industria tecnológica tiene un lugar vacío que nadie podrá llenar. Steve Jobs se retiró esta semana de su cargo de CEO de Apple. Y a diferencia de Bill Gates que se jubiló a los 50 y sigue dando vueltas por allí, en cierta forma todos supimos que Jobs no se retiraría nunca hasta su último aliento.

En Perfil.com escribí unas líneas, que quizás parezcan de un fanático, que no soy, sino de poder haber disfrutado, a la distancia, de su genio. Una personalidad diferente que lograba captar la atención de millones de personas en el mundo cada vez que daba una conferencia.

Recuerdo que siempre decíamos con Facundo Arena, teniendo en cuenta su delicado estado de salud, que lo mejor ya no era ver que nueva chuchería presentaba Apple, sino poder seguir viéndolo arriba de un escenario. Porque en definitiva, estábamos presenciando a uno de las grandes mentes detrás de la industria de las computadoras. El Picasso de nuestros tiempos.

Este post comienza con el video del comercial “Think different” de Apple. Una genialidad que también podría describir a Steve Jobs.

“Here’s to the crazy ones. The misfits. The rebels. The troublemakers. The round pegs in the square holes. The ones who see things differently. They’re not fond of rules, and they have no respect for the status quo. You can quote them, disagree with them, glorify and vilify them. About the only thing you can’t do is ignore them because they change things. They push the human race forward. And while some may see them as crazy, we see genius. Because the people who are crazy enough to think they can change the world, are the ones who do.”