La reencarnación de Steve

Lo dijimos. Steve Jobs era budista. Tan “fanático”, que demoró en tratar su cáncer de páncreas en tiempo y forma, por creer que podría curarlo con de hierbas y dieta. Pero la mayoría de los chistes o caricaturas dedicados al fundador de Apple, se lo podía ver en el cielo junto a San Pedro. El chiste es bien ácido, pero fue el único en donde se pudo ver la reencarnación de Steve.

Visto en un tweet de @peorth.