Cinco curiosidades del “Curiosity”

Ya con el Mars Science Laboratory viajando por el espacio rumbo a Marte, podemos repasar algunas de las curiosidades que posee este avanzado robot que se encargará de explorar el Planeta Rojo y buscar algún rastro de vida pasada o existente, y realizar pruebas sobre el clima y estudiar un posible viaje humano en un futuro no muy lejano. Todo el proyecto de la NASA demandó una inversión de casi 2.5 mil millones de dólares.

1 – Casi lleva una cámara 3D a Marte

El director de Terminator y Avatar, James Cameron, estuvo interesado en el proyecto desde el principio. Su idea era instalar en el roveruna cámara 3D que le permitiera capturar imágenes nunca antes vistas del Planeta Rojo. El desarrollo de la misma estuvo a cargo de Malin Space Science Systems en colaboración con el director. Sin embargo, la NASA terminó descartando la idea en marzo pasado, debido a problemas de tiempo y la falta de testeos necesarios. El cineasta se comprometió a seguir trabajando en el desarrollo de cámaras 3D para futuras misiones interplanetarias.

2 – Funciona con plutonio

A diferencia de los anteriores rovers de la NASA que fueron a Marte, el Curiosity no funciona con energía solar, sino con un “Generador termoeléctrico de radioisótopos” (RTG). Este generador consiste en una cápsula que contiene radioisótopos de plutonio-238 y el calor generado por el mismo es convertido en electricidad por medio de un termopar que produce 2.5 kW/h por día. Por este motivo, la NASA debió preparar todo un operativo especial de seguridad por si algo llegaba a salir mal durante su lanzamiento. Esta es la misma fuente de energía utilizada en otras misiones espaciales como las Voyager, las Viking y la New Horizons (que está viajando rumbo a Plutón) y le permiten mantener en funcionamiento todos los instrumentos, incluso durante las frías noches marcianas y moverse sobre su superficie. El Spirit, uno de los rovers gemelos enviados a Marte en 2003, dejó de funcionar en 2010 luego que la tierra marciana tapara sus paneles solares. Sin embargo, la misión fue un éxito, ya que debía operar por 90 días y lo hizo por casi 7 años. El Opportunity, con la misma tecnología, pero en otra zona de Marte, sigue operando hasta la actualidad. El Curiosity está pensado para que funcione durante 1 año marciano (1.88 años terrestres), pero es muy probable que siga explorando el planeta una vez finalizados sus objetivos iniciales.

3 – Sus ruedas son especiales

El Curiosity tiene seis ruedas con un diseño diferente a los anteriores rovers que pisaron Marte (el Sojourner y el dúo Opportunity/Spirt). No sólo son más grandes, sino que incluyen la suspensión para el descenso y para poder traspasar las rocas. Sin embargo, durante su desarrollo descubrieron que agregándole un patrón en cada una de las ruedas, podrían determinar cuánto habían girado observando las huellas que dejaba en el suelo. Fue así que se incorporaron tres filas de cuatro orificios que forman la palabra JPL (de Jet Propulsion Laboratory) en código Morse.

J . – – –
P . – – .
L . – . .

 

4 – Lleva los nombres de 1.200.000 personas

Es una tontería de esas que nos gustan. La gente de JPL realizó una convocatoria durante 2009 para que, desde un sitio en la web, todas las personas pudieran enviar sus nombres a Marte. Más de 1.2 millones de personas se sumaron a la iniciativa y el Curiosity lleva a bordo un pequeño microchip con todos esos nombres. De todos los países del mundo, Argentina figura en el puesto 19 con 9364 personas. Yo había completado el formulario, pero no encontré la captura del “certificado”.

5 – Su nombre fue propuesto por una niña de 12 años

JPL decidió que el nombre del rover sea escogido por niños de diferentes escuelas de los Estados Unidos. Entre los finalistas figuraban los nombres: Adventure, Amelia, Journey, Perception, Pursuit, Sunrise, Vision y Wonder. Sin embargo, la votación recayó en Curiosity, con 65559 votos. El mismo fue propuesto por Clara Ma, una estudiante de sexto grado de Kansas. Tuvo el honor de visitar JPL y firmar el rover que está viajando a Marte. Según la propia Clara, propuso Curiosity (curiosidad) porque es la llama que moviliza la mente de todos.