“Chequear ya fue” III

La policía francesa rodea a un sospechoso de atacar y matar a los chicos de una escuela judía. La crónica decía que: “luego de un intercambio de 300 disparos y de haber herido a tres agentes, el islamista Mohamed Merah falleció de un tiro en la cabeza cuando saltaba de su vivienda“.

“¿Hay video?”, preguntó con seguridad algún editor de algún medio del mundo. “Sí, este”, respondió otro. Y así, en una nueva edición de “chequear ya fue”, el periodismo vuelve a meter la pata colocando un video del mes de septiembre de 2011, cuando en Toronto (Canadá) un sospechoso se negó entregarse durante cuatro horas y decidió saltar los 9 metros que lo separaban de la planta baja.

Lo curioso es que en el mismo video está la clave de todo. No hay disparos en la cabeza, sino el sonido de lo que parece ser una pistola tazer, una arma de electrochoque que lo deja inconsciente y que provoca una pésima caída.