La fábrica de sueños de Nolan

No se trata de un director normal. En la era en la que todos prefieren hacer las cosas digital y en 3D, él prefiere lo artesanal, lo tradicional, sin dejar de lado la espectacularidad de las grandes películas de la historia, con cientos de extras y decorados que sólo realizarlos, consumen casi la totalidad del presupuesto. Christopher Nolan llegará otra vez a los cines del mundo con uno de filmes más esperados del año: The Dark Knight Rises.

Quizás lo más destacado de Nolan, que viste de forma impecable hasta cuando filma, lejos del estereotipo del director con barba y gorrita, es que su visión de “hiperrealidad” del cine lo llevó a construir verdaderas obras arquitectónicas en un hangar que le contrató la Warner a la Fuerza Aérea Británica.

Los hangares de Cardington, en Bedford (Inglaterra) es su fábrica de sueños. Una gigantesca mole de acero que protege sus creaciones. La utilizó en los tres filmes de Batman (Begins, The Dark Knight y The Dark Knight Rises) y en Inception, en donde todos recordarán la escena del “hotel que daba vueltas”, un efecto convencional que Nolan decidió llevar a un siguiente nivel.

Según una reciente nota publicada en el blog Hero Complex de Los Angeles Times, Nolan no tiene correo electrónico ni teléfono celular, algo rarísimo en los tiempos que corren, aunque estimo que su mujer, Emma Thomas, co-productora de TDKR, debe tener.

Este video de 13 minutos que adelanta sobre The Dark Knight Rises, demuestra el fanatismo de Nolan por sus películas y que, tal como el promete, tendrá un final espectacular para esta trilogía del Hombre Murciélago.