Comunicación a través de los nombres de redes Wi-Fi

Divertido informe publicó hace unos días la BBC sobre cómo la gente comenzó a comunicarse con sus vecinos y su vecindario a través de los nombres de las redes WIFI. Si bien no es ninguna novedad para muchos, son cada vez más los que utilizan nombres agresivos, por así decirlo, para evitar que personas intenten conectarse a sus redes inalámbricas, por más que las mismas lleven contraseñas.

Sin embargo, también sirve para hacerle saber, en cierta forma anónima, que esa persona está ahí y que está escuchando lo que hacés con tu pareja en la cama cuando usan nombres como “Te escucho tener sexo”.

También están los vecinos “buena onda” que aprovechan esta irradiación de señales para compartir su conexión a Internet colocando un número de teléfono y pagar “50/50” la conexión.

Pero todo esto tiene sus consecuencias. En Estados Unidos se investigó un caso de una persona que colocó un nombre racista a su red de WiFi. El mensaje fue denunciado a la policía.

Todo esto me recuerda la experiencia de Varsavksy y sus “foneras“, que permitían compartir Wi-Fi y así acceder a una red de routers libres en el mundo, en donde no es tan fácil conseguir acceso gratuito como en un bar de Buenos Aires. Sin embargo, y por problemas burocráticos más que nada, el proyecto nunca pudo aterrizar en la Argentina por el alto costo de importación de los dispositivos.

También creo que es una buena forma de “promocionar algo”. Así como en mi casa tengo varios routers que se llaman “Telecentro“, qué sucedería si alguna empresa hace una campaña publicitaria con el nombre de las redes o proponer uno o tal candidato. En EE.UU, hay casos de gente que coloca el nombre Obama como una forma de publicidad para aquellos que buscan conectar sus múltiples dispositivos a una red de Internet.

A pesar de todo, siempre conectarse a redes abiertas tiene sus riesgos, ya que cualquiera de los que utilicen dicha red podrán analizar los paquetes de datos y “leer” nuestras conversaciones por sitios poco seguros y sin encriptación.