El reloj de Lorenzino

El rejo de Hernán Lorenzino

Este post lo tengo guardado desde hace varios meses, pero no lo publiqué antes más que nada por falta de tiempo. Resulta que pocos días después del famoso “Me quiero ir” del ministro Hernán Lorenzino ante la periodista de la televisión griega, se hizo un acto en la Casa Rosada en donde se lo vio muy jocoso junto a la presidenta y al Ministro de Planificación Julio De Vido. Entre las fotos que difundió la agencia Telam, no pudo menos que llamar mi atención el voluminoso reloj que portaba en su muñeca el señor que no pudo responder la simple pregunta sobre la inflación en la Argentina.

Resulta que investigando un poco, pude ver que al ministro le gusta los buenos relojes al igual que en su momento cuando analizamos el escritorio de Amado Boudou, en donde abundaban los productos premium. Más allá de que no dudamos que el ministro gana lo suficiente como para comprarse lo que se le de la gana, no deja de ser llamativo el reloj Panerai Luminor Power Resource ni la historia de esta empresa suiza de origen italiano y de las principales figuras que eligen la marca.

WPaner_PAM_00241Porque resulta que allá por la década de los 90, Panerai logró la fama mundial de la mano del actor Sylvester Stallone, que se compró su primer Panerai durante la filmación de Daylight en la capital italiana. Fue así que llegó también en manos del gigantón del “Governator” Schwarzenegger y de allí, el éxito asegurado. Stallone se convirtió casi en un embajador de la marca por todo el mundo, en donde se une la distinción de una marca centenaria, con la robustez para el cual fueron pensados los relojes originalmente, ya que los usaban los soldados italianos durante II Guerra Mundial. El modelo Luminor, como el de Lorenzino, es famoso porque tiene una leva que cierra la corona para asegurar su estanqueidad.

Actualmente los fans de la marca son conocidos como “Paneristi”, así que sin saberlo, tenemos uno bien famoso en el gabinete de Cristina Kirchner. El precio no vale ni la pena que les comente, son caros, aunque no tanto como los que usa el revolucionario ferroviario.

Ver la foto en alta resolución