Un problema no tan “mini”

20130729-220825.jpg

Seguramente muchas personas quieren comprar su primera tablet. A muchos les recomiendo un iPad, aunque el mercado actual tiene varias alternativas interesantes que no vale la pena descartar. Quizás la favorita sea la Nexus de Google, que no sólo es barata, sino un gran producto. Del otro lado esta el iPad mini, una versión de 7.9 pulgadas del iPad 2, pero con algunas características de su hermano mayor.

Sin embargo, desde hace unos meses estamos siendo bombardeados por nuevas tablets y teléfonos, cada vez con pantallas más grandes y de golpe tenemos tablets con pantallas de celular o celulares con pantallas de tablet. Las phablets, dirá alguno, aunque el término me siga pareciendo espantoso.

Y algo así empecé a reflexionar en las últimas semanas cuando comencé a usar el iPhone 5, es que si bien tiene una pantalla de 4 pulgadas, terminó siendo más útil para todo lo que hago que la tablet de 7.9 de Apple. Antes el iPad me parecía gigante, pero ahora el iPad mini me parece muy chico. Y es que ese lugar ya lo ocupó el iPhone. Con esto quiero decir que dos dispositivos con iOS y tan poca diferencia en cuanto tamaño, terminé optando en que uso más tiempo en el día a día.

¿Adónde quiero llegar con esta reflexión? Que en esta locura de pantallas, tablets y celulares, el dispositivo ideal para vos que todavia estas en duda sobre qué comprar, es aquel que vas a usar todo el día. No gastes de más. Es ese que te acompaña en las cosas más importantes, como este post en el blog, que terminé escribiendo con los pulgares y la pantalla del iPhone.

Por lo tanto, si querés una tablet, que sea el reemplazo de la notebook en el consumo de contenidos, pero si buscas algo que uses en todo momento, invertí en un teléfono con pantalla de 4.3 o más pulgadas y buen procesador. Vas a hacer una buena inversión.