Review: Motorola Razr D1 y D3

Motorola amplió hace unos meses su gama Razr, que tuvo su debut hace muchos años atrás con el recordado V3, y que en 2011 retomó con el Razr, un smartphone con Android y buenas prestaciones generales. A este modelo lo sucedió el Motorola Razr HD y el Razr i, este último uno de los primeros modelos con procesador Intel Atom del mercado argentino.

Pero tanto el Razr i como el Razr HD estaban bastante por encima del presupuesto de aquellas personas que no desean gastar tanto dinero en un teléfono y es por eso que surgieron los modelos D1 y D3, el primero, con TV Digital como punto destacado principal, y el segundo, con características similares en cuanto diseño al Razr i, pero con algunos materiales más económicos con lo cual reducen su precio.

Review en video

Motorola Razr D1

 

Una de las cosas que me gustaron del Razr D1 es que tiene Android Jelly Bean. Esto ya garantiza un cierto nivel de hardware para poder funcionar bien. Quizás la contra principal de este teléfono, que en el mercado local se consigue por 800 pesos con plan, es la pantalla. Y es que si bien tiene 3.5 pulgadas, un tamaño nada despreciable, pero con una resolución bajísima de 320 x 480 px. Y la verdad es que esa resolución baja es una gran contra, ya que a la hora de navegar se nota la falta de definición en los sitios. Pero gana funciones extras como el sintonizador de TV Digital (y debemos agregar que también tiene sintonizador de TV analógica) con lo cual se puede capturar las señales principales de cualquier localidad de la Argentina. El procesador es de un solo núcleo de 1 ghz y tiene 1 gb de RAM, algo que lo equipara con otros modelos similares del mercado, aunque el almacenamiento interno es escasísimo sin una microSD: 4GB.

La cámara cumple bastante bien su objetivo, aunque no es de las mejores. Se trata de un modelo de 5 MP, sin flash y la grabación de los videos es en calidad 480 p. Además de todo esto, también tiene GPS. Otra contra es la calidad de algunos plásticos, que no parecen ser de la mejor calidad, aunque el equipo en sí se lo ve muy sólido.

Motorola Razr D3

 

El otro modelo es un gran competidor del Razr i, pero mucho más económico. En algunos operadores su precio ronda los 1200 pesos según el plan. El Razr D3 tiene el mismo diseño que el Razr i, aunque con más plástico y menos kevlar. Quizás sea una forma de abaratar costos, aunque su pantalla de 4 pulgadas y 480 x 800 pixels le van muy bien. Además de tener Jelly Bean, tiene un procesador de doble núcleo de 1,2 ghz y 1 gb de RAM. También se queda algo corto de memoria interna sin tarjeta microSD, así que tan solo hay 4 gb.

El resto, es un gran equipo a un precio muy económico, además de tener NFC, algo bastante inexistente en modelos económicos, cámara de 8 MP, filma en 720 p y tiene cámara delantera para videollamadas (el D1 sólo tiene una cámara). El funcionamiento general del equipo fue muy bueno, así como el desempeño de muchas de las aplicaciones. El tamaño es ideal para aquellos que quieren usarlo con una sola mano.

Tanto el D1 como el D3 llegaron al mercado como buenas propuesta a buen precio, más allá de algunos detalles que se perdieron en el camino que le daban mayor robustez a todo el conjunto. Más allá de eso, son equipos ideales para quienes no quieren gastar mucho dinero y tener Jelly Bean en sus bolsillos.