Cinco preguntas sobre la venta de Nokia

Nokia-Lumia-1020.071213

Microsoft compró Nokia por 7100 millones de dólares, una cifra importante, pero para nada sorprendente, si tenemos en cuenta lo que se está llevando Microsoft a su cartera, nada más y nada menos que uno de los fabricantes más importantes de todo el mundo.

Veamos algunas preguntas que empiezan a surgir tras esta adquisición entre gigantes y algunas posibles respuestas. 

¿Es la compra más importante de Microsoft?

Sí y no. Si lo tomamos por la parte de hardware, sí, ya que no es sólo una marca, sino que se está llevando varios años de experiencia en el desarrollo de dispositivos, diseño de productos de consumo masivo y de una marca que ya de por sí  siempre tuvo fama de ser muy buena en cuanto a sus productos, o al menos es lo que siente la gente. Sin embargo, los 7100 millones de dólares quedan cortos ante los 8500 millones que pagó Microsoft para adquirir Skype, el servicio de mensajería instantánea y de videollamadas más popular del mundo y que reemplazó para siempre el MSN Messenger. Otro desembolso importante por parte de Microsoft en los últimos tiempos, fueron los 1200 millones de dólares para comprar Yammer, un sitio de microblogging pensado para empresas.

¿Qué va a pasar con los teléfonos sin Windows Phone?

En principio, seguirán existiendo. Según el acuerdo que firmó Microsoft con Nokia, la línea Asha, que se usa en los teléfonos de gama media de Nokia, pasan a formar parte de la cartera de Microsoft. Claro, se habla de los teléfonos existentes, así que nadie puede asegurar que sigan haciendo teléfonos con estas características en el futuro y cuánto soporte le brindarán al sistema operativo Series 40. Sin dudas, acá el desafío es lograr que Windows Phone sea masivo como en los últimos tiempos logró Google con Android y varios teléfonos de gama media-baja. Nokia tiene el Lumia 620 como gama media, quizás puedan inventar algo por debajo de ese modelo.

¿Y el resto de los fabricantes?

Microsoft seguirá dando apoyo para cualquier fabricante por fuera de Nokia que quiera usar Windows Phone, al igual que lo hizo con las tablets con Windows 8 que no son de Microsoft. Claro que ahora Microsoft no sólo será desarrollador del software, sino que se mete en el millonario mercado de los smartphones con su propia compañía. Habrá que esperar cómo reaccionan Samsung, HTC y Huawei a este anuncio. Como ventaja, muchos servicios que eran exclusivos de Nokia, se podrán extender a otras plataformas.

¿Qué gana Microsoft con la compra?

Acceso a más de 10 mil patentes que tiene registradas Nokia, la posibilidad de sumar gente valiosa que tiene Nokia para el desarrollo de productos específicos de Microsoft como la Surface o la Xbox (más todos los servicios que se aplican a estos dispositivos) y en definitiva, Microsoft deja de ser una compañía que sólo tiene una consola de videojuegos y accesorios para computadoras (más una tablet que nunca despegó del todo). Nokia estaba cerca de presentar su propia tablet, con lo cual Microsoft contará con un buen reemplazo de la Surface que se presentó hace ya un año.

¿Esto estuvo planeado desde hace tiempo?

Sin dudas, será la pregunta que más resonará en los medios del mundo en los próximos días. Porque Stephen Elop, actual CEO de Nokia, fue empleado de Microsoft hasta pocos meses antes de asumir en la casa finlandesa. Ahora Elop y su equipo volverán a trabajar para Microsoft. Elop fue el responsable de firmar el acuerdo con Microsoft para que Windows Phone llegara a los teléfonos Nokia, y ahora es uno de los artífices junto a Steve Ballmer de la fusión de estos dos gigantes de la tecnología. También, y con el anuncio del retiro de Ballmer en 12 meses, hay quienes piensan que Elop sería el reemplazante natural de Ballmer como CEO de Microsoft.