La computadora de Stephen Hawking

Nadie puede dudar que Stephen Hawking  es uno de los científicos más grandes de los últimos 100 años. Sin embargo, todos sabemos que desde hace décadas sufre de una enfermedad derivada de una esclerosis lateral amiotrófica que lo ha dejado postrado y que si bien no puede hablar, eso no ha impedido que siga investigando y difundiendo sus conocimientos gracias a la tecnología.

Hace pocas semanas pude verlo en una miniserie del Discovery Channel llamada “El Universo de Stephen Hawking” en la que trabaja no sólo en el guión de los episodios, sino que hace unas breves presentaciones de cada sección usando el sintetizador de voz de su computadora. Fue así que buscando un poco, descubro que la computadora tiene un lugar destacado en su propio website, como una demostración de lo importante que ha sido en su vida.

Travis1-thumb

Según Hawking, Intel su principal sponsor en la implementación de las últimas novedades en la materia. La tablet, que todos vimos alguna vez frente a Hawking, está montada en un brazo que se engancha sobre la propia silla de ruedas. La computadora usa la energía de las baterías de la silla, además de la propia.

La interfaz que usa Hawking es una aplicación llamada EZ Keys, que le brinda un teclado virtual en pantalla y que él controla con contracciones de una de sus mejillas. Todos esos movimientos son detectados por un infrarrojo. El software tiene un sistema de texto predictivo, con lo cual Hawking no tiene la necesidad de completar las palabras. Otra aplicación, llamada Speech+, es la que le da la voz a Hawking, y que según él es una mezcla de un acento “escandinavo-escocés-americano”.

Hawking también puede controlar el cursor de la computadora, con lo cual no tiene problemas para usar Eudora como cliente de correo electrónico, Firefox como navegador, o escribir en el Notepad de Windows 7. Su última computadora es una Lenovo ThinkPad X220 Tablet con procesador Intel Core i7-2620M de 2.7GHz y disco SSD de 150 gb. También usa mucho la webcam para Skype. Según relata en su sitio web, quienes lo conocen muy bien saben reconocer su estado de ánimo según sus expresiones faciales.

El físico confiesa que ha experimentado con algunas interfaces que analizan las ondas cerebrales, pero que hasta el momento no ha tenido tan buenos resultados como con su mejilla.

Sin dudas se trata de un gran ejemplo de fortaleza y perseverancia humana, amén de cómo la tecnología ayudó desde hace décadas a que este genio pudiera seguir trabajando e investigando sobre los secretos del Universo.