Spotify llegó a la Argentina

Spotify Argentina

Vamos por partes. Hace cuatro años hice un screencast (está en YouTube) para contar cómo podía un usuario crear una cuenta de Spotify desde Argentina. Claro, porque el servicio en aquél entonces ya era popular, aunque limitado a una serie de países. Y es que la premisa ya era tentadora: canilla libre de música.

Esta semana se presentó Spotify en la Argentina, y la premisa sigue siendo tan tentadora como entonces. Sólo que quizás ahora el mercado argentino esté más maduro para pagar por este tipo de servicios. Y es que las experiencias no faltan. Por un lado tenemos Netflix, que nos ofrece maravillas como House Of Cards y un catálogo que está lejos de ser lo que vimos cuando se presentó. Y por el otro lado Apple también hizo lo suyo en la Argentina y ya nos acostumbramos un poco a pagar por canciones y por aplicaciones.

Es por eso que debemos en principio celebrar la propuesta de Spotify en la Argentina, que no es en todo el continente, de hecho, lo más cercano en donde el servicio también está disponible es en México o Nueva Zelanda (como para que se den una idea).

Spotify está disponible en tres formatos que detallo a continuación:

Free: Es el clásico por el cual muchos entramos. Es gratis, con publicidad cada tantas canciones. Coca-Cola, McDonald’s y Volkswagen son algunos de los sponsors que se suman a esta propuesta, y muchos más en el futuro, ya que tienen un representante comercial en la Argentina que manejará todo eso.

Unlimited: Cuesta 18 pesos argentinos por mes (eso dice el sitio y prometen que son 18 pesos finales, sin el 20% adicional, así que veremos eso en el resumen de la tarjeta) permite escuchar música sin límites y sin publicidades.

Premium: Sale 36 pesos por mes, pero es en mi opinión la mejor alternativa por dos motivos: permite escuchar la música no sólo en la computadora, sino también en dispositivos móviles con Android y iOS, y además, es el que da la posibilidad de descargar la música para escucharla en modo offline. Esto se aplica tanto a la versión desktop o la versión celular, con lo cual es ideal para quienes no quieren gastar el plan de datos para escuchar sus temas favoritos.

Otra cosas que me gustaron fueron las aplicaciones que se pueden agregar a la aplicación. Por ejemplo, LastFM, una red social que permite compartir con otros la música que escuchamos, tiene su propio scrobbling para enviar esos datos, y hay acceso a Twitter Music, una app en donde se ve el “termómetro musical” de Twitter.

Twitter Music in Spotify

Spotify como red social sigue siendo una de las partes más divertidas, porque no sólo se puede ver qué escucharon nuestros amigos, sino que podemos sumarnos a listas de reproducción públicas y escuchar cosas nuevas armadas según los gustos musicales de otros. Pero la gran duda es qué pasa con el catálogo. ¿Está a la altura? En las horas que pude probar el servicio, debo decir que tiene sus puntos en blanco. Hay diferencias entre países (calculo que por un tema de las dichosas licencias), así que algunos cantantes que aparecían en Reino Unido, desaparecieron de la versión Argentina. O en lugar de encontrar discos completos, encontramos canciones sueltas de algunos artistas. Si bien eso resta un poco, hay que esperar que se vaya acomodando a la demanda y el mercado local, con lo cual todavía no podemos dar la última palabra. Pero el servicio en sí garantiza una gran cantidad de música para escuchar sin límites, suficiente para mi caso que escucho bandas muy “mainstream” y no tan “indies”.

Sandro - Spotify

En definitiva, debemos celebrar que un servicio que ofrece música con buena calidad y flexibilidad de dispositivos llegue a la Argentina. Lo demás se irá acomodando, espero yo, con el correr de los meses. Y música por favor.

Spotify en números

32 (países con acceso al servicio)

36 (pesos argentinos por el servicio Premium)

24 millones (usuarios activos)

6 millones (suscriptores pagos)

20 millones (canciones disponibles)

2008 (año de la creación de Spotify en Suecia)