iPad Pro: la hora de producir

Hace 5 años (cómo pasa el tiempo) escribí sobre el iPad original presentado por Steve Jobs. Fue una presentación histórica y llena de controversias. Por un lado estaban los que criticaban el nombre, por alguna referencia a una empresa de tampones, y por otro mucha gente decía que no necesitábamos una tablet, con las netbooks y celulares estábamos bien. En aquel momento me aventuré a decir que se convertiría en el dispositivo de las “amas de casa”. Estuve en parte en lo cierto, pero me quedé corto. El iPad es de las “amas de casa” y de una generación que no va a conocer lo que es un teclado físico. La realidad terminó demostrando que el iPad se convirtió en un standard del mercado, y más allá de que hay muchas tablets de muchas marcas, el iPad sigue siendo “la” tablet. Al menos hasta ahora.

Apple iPad Pro

 

Pero el mercado en los últimos años empezó a cambiar mucho. Los teléfonos crecieron mucho más de tamaño (el iPad salió cuando el iPhone 3GS estaba a la venta con sus 3.5 pulgadas de pantalla), aparecieron las phablet (el usuario terminó aceptando que 5 pulgadas está bien y que un poco más todavía cabe en el bolsillo sin ser una… tablet) y hasta el propio iPhone creció de tamaño: 4.7 pulgadas y 5.5 pulgadas.  Y de a poco fuimos perdiendo el interés por el iPad. Pero no sólo por el producto de Apple, sino también por el mercado de las tablets en general. Si se fijan los últimos lanzamientos tech, muchas empresas empezaron a enfocar sus equipos hacia otro lado: wearables (smartwatches a la cabeza). Ya nadie hablaba de las tablets, en parte porque el iPad está bien para consumir contenidos, pero no revolucionó el mercado de los medios; para leer un ebook un Kindle es más económico y simple; para escuchar música, salvo que seas Tevez era ridículo; y para trabajar en la oficina empezaron a florecer las 2 en 1 como reemplazo. Ese mercado que estuvo dominado por Microsoft y que siempre seguirá siendo su fuerte.

Sí, vimos tapas de revistas, fotógrafos, videoclips, transmisiones en vivo y hasta gatitos manipulando iPads, pero el dispositivo nunca llegó a ser el reemplazo de la notebook ni de la PC. La era post-PC nunca llegó. Hasta ahora.

El renacer de la tablet

iPad 2010

El iPad Pro no es un iPad más. Se nota en su concepto y lo dejaron bien claro en la presentación de ayer. Está pensado para, finalmente, entrar en el mercado post-PC. A Apple le llevó 5 años de desarrollo, varias versiones de iOS, y un mercado mucho más consolidado. Y a diferencia de Microsoft que optó por poner Windows en desktops, portátiles, tablets y celulares; Apple decidió que iOS (en este caso la versión 9) creciera en el mundo mobile profesional. Es una forma de decir, porque con el tiempo creo que se terminará convirtiendo en el nuevo standard, ese que alguna vez estuvo destinado a las “amas de casa”. El iPad Pro tiene todo para diferenciarse de un iPhone. No es un iPhone grande. No es una MacBook. El secreto en gran parte está en su sistema operativo. Durante todos estos años, a diferencia de Apple, Android no supo o no quiso, mejorar las Apps disponibles para pantallas grandes. Apple demostró que puede y tiene la fuerza de los desarrolladores para hacer bellas apps que usen todo el tamaño de la pantalla gigante. El iPad sigue siendo un buen ejemplo de ello, y ahora con pantallas más grandes y el verdadero multitasking es posible.

iPad Pro iMovie

Pero si bien muchos creen que el Pro del nombre hace referencia a “profesional”, yo creo que el Pro por “producir”. El nuevo iPad es la clave para aquellos que quieren producir contenidos. Un teclado en la funda, un lápiz avanzado, una pantalla grande, apps pensadas para producir (no es casual que una de las presentaciones haya sido sobre el Office de Microsoft y no de la suite de Apple). Por su tamaño (12.9 pulgadas) puede ser genial para consumir contenidos en un sillón, pero para producir, va a tener que volver a la mesa. No es el iPad que se usan muchos antes de dormir. Es el iPad que te va acompañar durante el día, en tu universidad, en tu oficina, para editar videos.

Apple hace una de sus apuestas más interesantes hacia el futuro de las tablets entre los que quieren portabilidad, pantalla táctil y un dispositivo genial a la hora de producir contenidos. Si las 9.7 pulgadas eran geniales para muchos de ellos, las 12.9 serán una verdadera explosión. Porque la tablet no puede ser sólo para consumir. Y este es el iPad de las ideas.