Videorevisión: Motorola Moto 360

Motorola logró lo que pocas marcas pueden hacer: cautivar desde antes de su presentación con un dispositivo. El Moto 360 llegó para marcar un antes y un después en la tecnología wearable. Convertir un objeto tecnológico en algo cotidiano, en algo que ya estamos acostumbrados a usar todos los días, sin convertirnos en algo exageradamente llamativo ante la vista de todos.

El Moto 360 tiene un diseño exquisito y simple. Porque el acabado de mallas de cuero con el acero circular lo convierten en atractivo a la vista. Pero también esta tecnología demuestra que tiene mucho camino por correr y en ese punto depende del OS del sistema: Android Wear, que todavía está en pañales y le falta un par de años de desarrollo.

También tiene otro problema: la batería. En las pruebas que pude hacer, eliminando notificaciones absurdas de muchas apps: logré llegar al 30% de carga cuando llegué a casa después de más de 12 horas afuera. No esperen que dure mucho más. La batería recargable es mínima. Tampoco convence mucho el hecho de llevar un cargador inalámbrico. Es lindo, pero poco práctico si te vas de viaje: tenés que llevar la cunita o te quedas sin reloj.

¿Vale la pena? En mi experiencia cotidiana demostró que está bueno poder contestar mensajes con la voz. También está buena la opción de recibir notificaciones importantes en la muñeca o controlar la música que escuchamos. Aquellos que gusten del deporte, podrán registrar el ritmo cardíaco… pero al no tener GPS van a depender también del celular, ese amigo inseparable que necesita un smartwatch.

El Moto 360 se presentó hace unos meses en la Argentina como parte de la renovación de la gama Moto X y Moto G de 2014. El precio actual es de 5000 pesos según el punto de venta. Quizás demasiado caro para un reloj tradicional. Pero la tecnología está ahi. Tarde o temprano será masivo.