AFIP: lo que hay que saber del regreso de las compras puerta a puerta

Ya está publicado en el Boletín Oficial. Vuelven las compras puerta a puerta en sitios online del exterior. Una buena noticia para quienes estábamos cansados de pagar tarifas exageradamente altas por productos que no lo valen (¿un cable usb chino a 200 pesos?) y que tampoco querían demorar horas y horas en la Aduana de Retiro. Ahora sí se va a poder comprar todo en el exterior. ¿Ah, no?. Antes que empieces a “desfundar” tu tarjeta de crédito y salir como loco a comprar por ahí, quizás te conviene ver algunos de los puntos más grises del regreso de la compra “puerta a puerta”.

Lo bueno

No está más la resolución de la AFIP que nos dejaba comprar sólo dos veces por año en sitios del exterior. Recordemos que hasta la fecha, cualquier compra adicional al exterior debíamos recurrir a un despachante de aduanas que nos hiciera el trámite de importación. El límite de cada compra creo que está más que bien: 1000 dólares, que al cambio de hoy, son más de 15 mil pesos. Mucho dinero para acá, pero para comprar en el resto del mundo es muchísimo también. Los libros, impresos y documentos te van a llegar a tu casa y están explícitamente mencionados en la resolución 3915 de la AFIP. Eso es muy bueno, pues en un momento de la gestión anterior, hasta los libros caían en la restricción, cuando son bienes culturales que no pueden estar restringidos de la compra. Pero no todo es color de “rosas”.

Lo malo

Quizás muchos no lo recuerden ya, pero hasta hace unos años, antes de todo este críptico sistema de compras en el exterior, uno compraba y salvo que sea un paquete gigante, te llegaba a tu casa (si no pasaba por debajo de la puerta, el cartero te tocaba el timbre y ya). Y es por eso que ahí entra la parte mala. No es un “puerta a puerta” libre. Sí o sí (salvo que sea un libro) vas a tener que completar la “Declaración simplificada de envíos postales” dentro del sitio de la AFIP y en donde va a quedar constancia de la cantidad de compras por año y del pago del correspondiente impuesto (la franquicia sigue siendo de 25 dólares por año y el impuesto el 50% del valor total con el envío incluido).

Una vez que recibamos el producto, debemos notificar a la AFIP para que nos habilite a realizar un nuevo pedido. Ojo con este punto por si tienen varios pedidos en simultáneo. Quizás lo mejor es distribuir las compras entre miembros de la familia.

Los límites

Si el paquete pesa menos de 2 kilos y vale menos de 200 dólares, te va a llegar una notificación del correo para completar en el sitio de la AFIP, pagar el impuesto, y el Correo Argentino te lo va a llevar después a tu casa (seguramente te va a hacer ir a la Aduana o a una sucursal del Correo para que lo retires). Si excede ese peso o el valor (hasta 1000 dólares), vas a tener que retirarlo sí o sí en la Aduana. No nos salvamos de la Aduana.

Tampoco se pueden comprar más de 3 productos iguales por paquete.

Si la compra la hacen vía un courier (DHL, FedEx, etc), éste se va a hacer cargo de todos los costos y te los van a cobrar. No sabemos a qué precio aún.

Las dudas

¿Ya puedo comprar online?
No. La resolución dice que esto entra en vigencia dentro de 30 días de publicado en el Boletín Oficial. Así que hasta el 27 de agosto de 2016 no vamos a poder usar este sistema.

Tengo una compra en la Aduana hoy, ¿qué hago?
Vas a tener que buscarlo con el método de siempre, ya que no entró en vigencia la resolución hasta dentro de 30 días. Pero si vas dentro de 30 días y tu paquete sigue en la Aduana, vas a tener que aplicar todo lo que esté vigente en ese momento para retirarlo.

¿Cuántas compras por año?
Todo indica que si vale menos de 200 dólares y pesa hasta 2 kilos, la cantidad es ilimitada. El resto es hasta 5 por año. Es bastante igual.

Dicho todo esto, creo que es una buena medida, con sus restricciones y burocracia para evitar que algunas cámaras de empresarios locales salgan con los colmillos a matar a los funcionarios. Aunque en algunos puntos ofrece alguna luz que la legislación anterior de la AFIP generaba dudas.