Una tarde en el Jardín Japonés para quemar todo lo negativo

El fuego, ese elemento que tiene el poder de darnos luz y calor, pero también de destruirlo todo, fascina a grandes y chicos. Tiene algo hipnótico en sus llamas. Y quizás eso fue lo que durante siglos llamó la atención de los japoneses que usaron ese dominio del fuego para destruir todo lo malo que los rodeaba.

Este fin de semana se hizo en Buenos Aires el “Hi Matsuri” o Festival del Fuego en el Jardín Japonés, una tradición que no es un evento en sí, sino que cada región la utiliza como ritual para despojarse de todo lo malo y esperar por la prosperidad.

En mi caso fue la primera vez desde que vivo en Buenos Aires que asisto a este evento que se hace en agosto de cada año. A pesar del frío, muchas personas se acercaron hasta este ícono de la ciudad para escribir en pequeñas tablitas de madera todo lo malo que pasó en el año.

La ceremonia finaliza con un monje budista encargado de prender fuego las tablillas de madera ante la admiración y deseo de todos porque todo lo negativo quede atrás. Fue una linda experiencia de las muchas que suelen realizar en el Jardín Japonés.

En el Jardín Japonés #Himatsuri

A post shared by Fede Aikawa (@fedeaikawa) on

#Himatsuri Festival del Fuego

A post shared by Fede Aikawa (@fedeaikawa) on