Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei: la sociedad japonesa moderna

Una de las charlas más interesantes del día estuvo a cargo del periodista Mikio Ikuma sobre la sociedad japonesa moderna. A continuación, algunas de las ideas principales que expuso el Sr. Ikuma sobre lo que sucede en Japón.

En la charla se destacaron algunas de las cualidades presentes en la sociedad japonesa y que en gran parte llegaron hasta los nikkeis de Latinoamérica gracias a que son valores que se transmiten de generación en generación. La sociedad japonesa reconoce la ética del trabajo, el sentido de comunidad y el sistema social existente, con un gran apoyo en la educación como nivelador de toda la población.

Gran parte de estas cualidades se puede decir que se extraen del Bushido o el espíritu del samurái, como: integridad, respecto, coraje, honor, compasión, sinceridad y deber. Estas cualidades llegaron a nuestros días gracias a enseñanzas de padres a hijos por generaciones, y se puede decir que permanecen como base de la sociedad.

Los empleos, por ejemplo, están basados en la creencia de que son para toda la vida, con una estructura basada en la promoción y pago igualitario (para los hombres). Esto también implica algunas formas de trabajo muy particulares dentro de esta estructura como la “nominication” (飲みニケーション) o comunicación con bebidas dentro del grupo de trabajo (nomi=beber)

Los japoneses figuran entre los países desarrollados que más horas trabajan por día

Según datos presentados por Ikuma, en la década de los 80 los japoneses trabajaban un promedio de 2162 hs anuales, a diferencia de las 1893 de los trabajadores estadounidenses y las 1719 hs de los alemanes, demostrando la devoción que existe por las compañías.

Las escuelas japonesas cuentan con un sistema que proviene de la época de los samurái, denomidado “terakoya” en donde la matemática y la lectura como regla para todos.

Las industrias japonesas siguen lo que se conoce como método kaizen o permanente mejora y en general se destacan por su amor por la manufactura.

Gráfico: searcherp.techtarget.com

Todo este sistema laboral, en gran parte se puede aplicar exclusivamente a los hombres, ya que existe una fuerza laboral mucho menor entre las mujeres. Se estima que entre el 40 al 50% de las mujeres trabaja en Japón y que la diferencia de los salarios es de un 25% menor para las mujeres (sin hijos).

Existen pocas mujeres en los altos cargos de management de las empresas (10%) y sólo el 13% de las mujeres participan en la política japonesa. Esta disparidad genera muchos inconvenientes en el Japón actual, en donde uno de cada cuatro hombres no se casará nunca en su vida, cuando hace tan solo 50 años, sólo el 1% de los hombres no estaba casado.

El nuevo gabinete de Shinzo Abe tiene una sola mujer

Si bien el gobierno está haciendo sus esfuerzos para buscar igualar los derechos de las mujeres, que históricamente estuvieron vinculadas a la crianza de los hijos, mientras que los hombres se dedicaban exclusivamente a trabajar, Japón no es un país de cambios radicales. Los líderes políticos no se caracterizan por hacer cambios rápidos y el sistema burocrático es el que manda.

El síndrome de Galápagos que existe en la sociedad japonesa se puede decir que existe porque hay un gran mercado interno, no ven al mundo como un solo mercado y porque se perdió una de las virtudes de la industria japonesa (ganó la rentabilidad ante la integridad).

Los teléfonos “con tapita” son muy populares en Japón

Existe actualmente una gran cantidad de crímenes corporativos por las empresas japonesas que se sienten forzadas de lograr mejores ganancias a costa de malos productos. En general, estos ejecutivos no buscan ganar dinero para sí mismos. Estos problemas nacen en parte por la falta de verdaderos líderes en las corporaciones.

Y esto desencadena otro de los problemas japoneses: la falta de start-ups. Hoy Japón es un país que necesita hoy más que nunca más Googles o Apples que demuestren lo que es la innovación.

El idioma es una de las grandes barreras a la hora de acceder de un mercado global: el 80% de los japoneses no se siente cómodo hablando en inglés.

En el próximo post: Diplomacia y relaciones chino-japonesas

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.