Japón quiere “taxis robots” en 2020

El gobierno de Japón estaría listo para dar un paso fundamental en la eliminación de los taxis tradicionales antes del 2020. Es que el plan para los Juegos Olímpicos de Tokio podría incluir la presencia de Taxis-Robot en las calles.

Se trata de vehículos sin conductor y que mediante una app en el celular llegan hasta un punto y recogen a los pasajeros. Sin embargo ahora el desafío es más bien legislativo, según relata la cadena de tv NHK. Y es que las compañías que tengan “taxis-robots” deberán asumir la responsabilidad total en caso de accidente. Además deberán contar con sistemas de seguridad que permitan controlar los vehículos en forma remota (imagino a los hackers con esto) y poder detener los autos en situaciones de emergencia.

El gobierno japonés planea incorporar cambios en las leyes de tránsito para adaptar carriles especiales por donde puedan transitar estos autos sin conductor. Japón no es el único país que está testeando esta tecnología. Google hizo hace unos días una alianza con los fabricantes de autos de EE.UU. para crear autos automatizados y Uber, el servicio de renta de autos, también tiene algún proyecto similar.

Todo esto también viene vinculado a lo que hablamos sobre los casos de Adidas y Foxconn que están reemplazando humanos por robots. Los taxistas parecen ser los próximos.

Fuente: Japón aprobará taxis sin chofer en 2020

Adidas y Foxconn: humanos desplazados por robots

Unos de los desafíos del Siglo XXI es el trabajo. ¿Tendremos todos trabajo? ¿Seremos reemplazados por un robot? Sin lugar a dudas, aquellos trabajos en donde las tareas se repitan una y otra vez, son los primeros en donde los humanos seremos reemplazados por una máquina. Y lo que hasta hace unos años parecía un cuento de ciencia ficción, ya es una realidad.

Esta semana se conocieron dos casos, de dos empresas importantes, en las que la producción entera estará realizada por robots. El caso de Adidas es interesante pues van a instalar una fábrica de zapatillas en lo que era “Alemania Oriental”, pero claro… no se habla de contratar gente, sino de robots que trabajan en una superficie de 4600 metros cuadrados. La idea de Adidas es reemplazar las fábricas en Asia por estas fábricas locales pero con robots. También está en los planes de la compañía crear otra fábrica similar en los Estados Unidos.

El otro caso, quizás más impactante, es el de Foxconn, la empresa china que hace productos de tecnología, entre otras marcas, para Apple. Esta fábrica va a reemplazar líneas de montaje humanas por máquinas, reduciendo la plantilla en… ¡60 mil personas!

Foxconn va a reemplazar 60 mil empleados por robots
Foxconn va a reemplazar 60 mil empleados por robots

La empresa dice que quiere que los humanos se dediquen más al desarrollo e investigación, control de procesos y de calidad. Este gigante chino, que fabrica los iPhones, iPads, teléfonos Samsung y PlayStation 4, tiene 1.2 millones de empleados en China, y recibió muchas veces críticas por las pésimas condiciones laborales a las que someten a sus empleados.

Según una investigación reciente, el 35% de los trabajos que hoy conocemos serán desplazados por robots en las próximas 2 décadas. Mucha gente que hoy trabaja, no estará haciendo lo mismo para el resto de sus vidas como nuestros padres o abuelos. El desafío será cómo compatibilizar la tecnología con el trabajo en el futuro cercano.

Cardboard: así se veían los juegos en Nintendo Virtual Boy

Nintendo fue un adelantado a su época. Mucho antes de que la moda por lo 3D y la realidad virtual se convirtieran en tecnologías accesibles, presentó su propia consola de videojuegos en 3D. Fue toda una novedad para 1995. Pero era algo cara (180 dólares) y tuvo muy pocos juegos. Quizás por el hecho de que no no es tan fácil mostrar lo que sucede detrás de los lentes al resto del mundo y experimentar la tecnología 3D.

Esta máquina semiportátil parecida a los cascos de realidad virtual, tenía una base doble que se situaba encima de una mesa y el jugador tenía que aproximarse a los visores para apreciar un efecto tridimensional gracias a que cada una de sus dos pantallas mostraba un desfase ligero así creando un efecto tridimensional bastante bien logrado. Pero requería 6 pilas AA para funcionar, los anteojos eran pesados y traían dolores de cabeza. Poco tiempo después, Nintendo enfocó todos sus esfuerzos en la Nintendo 64 y el Virtual Boy quedó en el olvido.

La novedad es que ahora podemos experimentar todo eso gracias a los Cardboard de Google. Es que un usuario consiguió una ROM del videojuego y la hizo correr en un emulador adaptado para los visores de cartón.

Si bien lo que vemos es un simple video de Wario Land, nos deja experimentar un poquito con un producto que en 1995 veíamos muy lejano para estas pampas. Si tienen un Cardboard no pueden dejar de experimentar lo que era el Virtual Boy.

¿Qué iPhone vale la pena comprar?

Una pregunta bastante recurrente entre las personas que quieren comprar un nuevo iPhone es: ¿cuál me va a durar más? Y la respuesta es que siempre va a ser viejo en septiembre (fecha en la que sale el nuevo iPhone). Es por eso que ese tiene que ser el primer factor a la hora de elegir si conviene o no comprar un iPhone.

Pero el lanzamiento del iPhone SE hace un par de semanas, cambió un poco la lógica de los dispositivos de Apple, pues si bien por fuera es como el viejo iPhone 5S, por dentro es exactamente igual en un 90% al iPhone 6S que se presentó en septiembre 2015. Esto hace que en realidad el iPhone 6 presentado en 2014 sea el iPhone más viejo y con todas las chances de desaparecer desde septiembre 2016.

Entonces la cuenta lógica es la siguiente: si querés un iPhone que sea potente y que te dure 2 años al menos, el iPhone SE es tu teléfono. Es chiquito, pero poderoso. Si querés algo grande pero que quedará viejo en septiembre con el lanzamiento del iPhone 7: tu teléfono es el iPhone 6S.

¿iPhone 6S y 6S Plus? No valen la pena. No los compres más.

Por qué aún no conviene comprar un smartwatch

Hay tecnologías que están buenísimas en lo conceptual, pero que en la práctica no tienen mucho sentido (aún). Es quizás uno de los nichos más extraños de los últimos años, pues hasta entonces no habíamos descubierto una necesidad de ocupar nuestras muñecas con algo (de hecho, para muchas personas fue un alivio liberarse de él). Estoy hablando de los smartwatchs, dispositivos que ahora todas las marcas cuentan con uno, pero todavía siguen sin responder muy bien para qué.

En mi caso personal pude usar por mucho tiempo dos de ellos, ambos con Android. El Moto 360 y el Asus Zenwatch. Este último para mi es uno de los más lindos en cuanto a diseño, pues tiene una malla de cuero con un sistema de cierre muy práctico. Pero si bien funciona gran parte del tiempo para darnos la hora y recibir notificaciones de Android Wear, sigue siendo una suerte de primera versión de algo que le falta años recorrer. A diferencia de los Apple Watch, en Android Wear todo luce medio soso o falto de gracia, ni hablar de las pocas aplicaciones útiles o verdadera integración con el teléfono. Punto en contra 1.

Por otra parte, está la batería de estos dispositivos. La tecnología hasta el momento sólo logró reducir el consumo de las pantallas y de los procesadores para que esto no repercuta en el consumo de batería. Pero la batería en sí, sigue siendo una de las cosas con menor actualización hasta la fecha. Le falta desarrollo (algo hay por allí, pero falta un par de años). Es entonces en donde aparece un problema que se incrementa aún más cuando vamos de viaje: trasladar la cunita/cable para cargar el reloj. Algo molesto si el smartwatch tiene que ser cargado todos los días. Punto en contra 2.

Pero cómo les dije antes, estos dispositivos no son eternos, sino que entramos en los caprichos del fabricante a la hora de recibir actualizaciones, ni hablar de qué pasará con los smartwatch dentro de unos años cuando su batería se agote: ¿conseguiremos reemplazarla por otra?. Creo que el reloj, que hasta el momento era un gran accesorio personal de una persona, las empresas tech lo terminaron convirtiendo en otro gadget que cambiaremos cada 18 o 24 meses. Ya no habrá historias de esos relojes que heredan padres a hijos y cuya mecánica se mantiene eterna y en buen estado (al menos en los relojes bien caros). Punto en contra 3.

Para concluir, no creo que los Smartwatch sean el presente. Menos el futuro inmediato. Hay varias cosas que tienen que mejorar, como la resistencia al agua, duración de baterías, reemplazo y reparación de los mismos. Pero hasta ahora los fabricantes sólo se han obsesionado por ofrecernos un dispositivo que no necesitábamos y que reemplazaremos a los pocos meses. Hasta que esto no cambie, seguiré diciéndole NO a los smartwatch.

¿Sin espacio en tu iPhone?: WhatsApp puede ser el culpable

Con la posibilidad de compartir documentos, fotos y videos llegó también un gran bug en la nueva versión de WhatsApp.

Resulta que al actualizar el servicio de mensajería a la versión 2.12.14, el teléfono advertía que ya no tenía memoria. Sin importar si borrabas todas las fotos, todos los videos y todas las aplicaciones, simplemente el iPhone se quedaba sin memoria interna.

Afortunadamente WhatsApp ya liberó una nueva versión del servicio, la 2.12.15, en la que este problema quedaría solucionado. Así que antes de volverte loco borrando todo lo que cargas en el teléfono (la foto del cumpleaños, el video del perro, el selfie de hoy, etcétera, etcétera), actualiza de nuevo y cuanto antes tu WhatsApp. Y cruza los dedos para que, ahora sí, funcione.

Fuente: La Opinión

McDonald’s convierte la “Cajita Feliz” en un Cardboard

Una idea simple y genial de parte de McDonald’s Suecia. En un momento en donde la creación de contenidos 360º está de moda, hace falta masificar, de la manera más económica, los Cardboards para poder consumir estos contenidos.

Es por eso que McDonald’s decidió reconvertir su clásica “Cajita Feliz” en un Google Cardboard. La mecánica de conversión parece bastante simple. El objetivo de McDonald’s es que los chicos puedan consumir un juego (se upp i backen) creado específicamente para VR (Virtual Reality)

Se trata de una ingeniosa forma de distribuir cardboards (dispositivos de cartón pensados por Google para hacer accesible la VR) que ojalá llegue a todo el mundo.

Fuente: McDonald’s Suecia