TagCine

Gravity: ventana al espacio

Gravity-Image-2

Anoche vi la última película de Alfonso Cuarón, un director que siempre tuvo mi respeto, pero que con Gravedad (Gravity) se logró mi más profunda admiración. Porque más allá de que trata uno de los temas que me apasiona, es de una belleza visual que pocas veces se vio en el cine. Así que si estás dudando sobre si vale la pena pagar unos pesos más por la versión 3D, desde ya te digo que es la única forma de apreciar lo que el director quiso hacer. Sí, pagá la versión 3D.

Gravity es de esas películas que con el correr de los años se va a convertir en un clásico. Y es que si bien la trama es simple (dos astronautas sobreviven de una colisión de basura espacial a toda velocidad y se las ingenian para salvar sus vidas), la recreación del espacio (y cómo el 3D te sumerge en él) es una de las mejores cosas de la película. Gravity es una ventana al espacio. El cine y su oscuridad, la profundidad del 3D y la belleza de la Tierra nos lleva como nunca antes a la inmensidad y soledad de la vida espacial, ese lugar que en el que la vida es imposible, y que quizás nos recuerde lo cómodos que estamos en nuestra casa más vulnerable: la Tierra.

El día que Miyazaki dibujó a Rosario

Hayao Miyazaki, uno de los animadores más importantes del mundo, anunció que se retira a los 72 años. En su larga trayectoria tuvo clásicos del cine animado como Totoro, Ponyo, Nausicaa, Mononoke Hime… creo que nunca podré elegir cuál es la que me gusta más de todas ellas, porque todas son excelentes. Sin embargo, hay una parte un poco olvidada de su carrera, pero no menos importante, que fueron sus comienzos, mucho antes de crear Studio Ghibli junto a Isao Takahata. Miyazaki y Takahata trabajaron juntos en la animación de dos clásicos, uno más conocido que el otro: Heidi y Marco. Uno, recordado por los Alpes, el famoso abuelito o Pedrito, y el otro,por la dramática historia de un chico italiano que emprende un viaje a las pampas argentinas buscando a su madre. Takahata estuvo a cargo de la dirección de estos dos proyectos, mientras que Miyazaki fue el animador y diseñador de las escenas.

Así que desde que la vi por primera vez, allá, hace muchos años, siempre quedó grabada en mi memoria la escena de Marco cuando pasa por Rosario y visita la Municipalidad de Rosario (el Palacio de los Leones), y de trasfondo se ve la cúpula de Basílica de Nuestra Señora del Rosario. La escena muestra a una Rosario a fines del siglo XIX, y todo indica que los animadores se basaron en registros fotográficos, así que tiene varias inconsistencias, pero no deja de ser un lindo homenaje la ciudad. 

MovieClub de Village Cines: buena idea para ahorrar en los cines

movieclub - village

Soy un gran consumidor de cine, sobre todo desde que perdí un poco la paciencia de ver películas en mi casa. Y más que nada porque la experiencia de ver una película en una pantalla gigante, sumado a la atención que uno le presta a la pantalla, hace necesario que tenga que ir seguido a un cine.

Teniendo en cuenta lo mucho que estoy gastando en las entradas (no tengo ninguna tarjeta o club como de La Nación para ahorrar algo en las entradas), decidí adherirme al MovieClub del Village Cines. La primera experiencia debo decir que fue impecable. Y no hay que darle muchas vueltas, porque si sos de ir más de 2 veces por mes, ya tendrías que estar sacando tu cuenta en MovieClub.

Para que se den una idea, por 40 pesos, ya tenés dos entradas gratis, con lo cual ya saliste ganando. Pero además, la tarjeta de crédito queda en el sistema, con lo cual las compras de pochoclo en el Candy Bar del cine tienen 50% de descuento. En agosto había una promo de LANPASS que te permite sumar kilómetros. Son 700 km de regalo por el primer mes, y 350 kilómetros los siguientes meses. 

5 tips para darte cuenta que estás viendo una de película de Spielberg

Todos los directores tienen un estilo. Algunos agregan luces por doquier, otros palomas, otros son fanáticos de las sombras. Pero Steven Spielberg, uno de los más importantes directores de Hollywood, ha llevado su visión del cine a pequeños detalles que permanecen en sus películas. ¿Problemas con los padres? ¿Rayos de luz que se cuelan por las ventanas? ¿Caras de sorpresa? ¡Sí!, es Spielberg.

Visto en Time

Cloud Atlas: del texto al hipertexto

CLOUD ATLAS

Hace unas horas vi Cloud Atlas, la nueva película dirigida por los hermanos Wachowski y Tom Tykwer, por segunda vez. Fui acompañado de un amigo y compañero de laburo con quien solemos charlar bastante sobre cine, y con quien muchas veces coincidimos o no con las críticas de las películas. Cloud Atlas no es una película más, así como tampoco lo era el libro de David Mitchell, quien consideraba que jamás llegaría al cine por lo complicado que sería su relato.

“Todo está conectado” es el lema del filme de casi 3 horas de duración y que para mi fue una bocanada de aire fresco después de un 2012 en donde todo pasó por los personajes de comics (no es que no me hayan gustado Los Vengadores o Batman, pero que necesitaba ver algo distinto). Y el gran logro de sus directores, muchas veces incomprendidos o aplaudidos por el mismo público, fue un relato vinculado con el hipertexto, historias que se vinculan más allá de las eras y de los personajes, pero que van y vuelven, como una persona que hace clic en un enlace para ver más, pero después vuelve a la página original en donde comenzó todo, para seguir avanzando y saltearse muchos enlaces hasta llegar a un final. Cloud Atlas es un gran ejemplo de lo que se puede lograr para no caer en cosas que ya vimos en filmes como Babel, Amores Perros o Realmente Amor, por citar algunas historias.