“Wonders of the Universe”: Brian Cox tras los pasos de Carl Sagan

Pocos programas de TV me apasionaron tanto como la serie Cosmos, de Carl Sagan. Una serie que marcó un antes y después en el rubro científico y que dio un pantallazo de la historia de la evolución de la vida en la Tierra y su destino final en las estrellas. Fue así que descubrí la nueva serie de la BBC Two con el profesor Brian Cox, un astrofísico que forma parte del CERN y que tiene un pasado de “rockstar” británico. “Wonders of the Universe” podría tenerse como una actualización de “Cosmos”, sin tanta recreación -acá no tendremos a antiguos faraones egipcios o dinosaurios-, pero con una envidiable calidad de filmación y unas locaciones dignas de una película de James Bond. De hecho, Cox estuvo en nuestro país filmando en el Parque Nacional Los Glaciares, con la espectacularidad del “Perito Moreno”.

Muchas cosas que vimos en la serie de Carl Sagan se repiten en “Wonders…”. De hecho, vuelve a mostrar la foto de la Tierra capturada por el Voyager 1 desde 6000 millones de kilómetros conocida como “Un punto azul pálido“. Cox confiesa que estudió astrofísica cuando vio “Cosmos” de pequeño.

“Wonders…” es la continuación de las serie “Wonders of the Solar System”, de 2010, que espero poder ver pronto. Vale la pena.

Enlace | Serie completa y subtitulada en DocuCiencia

 

“Elegimos ir a la Luna no por que sea fácil, sino porque es difícil”

Pocos discursos de la carrera espacial serán tan recordados como el de JFK en la Universidad de Rice, el 12 de septiembre de 1962.

Y cuando nos preguntamos por qué el hombre no volvió a pisar la Luna en más de cuatro décadas, debemos volver a las declaraciones de Tom Wolffecon motivo del 40º aniversario del Apolo XI. “La NASA se quedó sin filósofos el 20 de julio de 1969″. Falta gente que inspire, que motive. Kennedy, más allá de todas sus ambiciones políticas en plena Guerra Fría, fue uno de ellos. Continuá leyendo “Elegimos ir a la Luna no por que sea fácil, sino porque es difícil”

La distancia entre la Tierra y la Luna

Una de las primeras fotos de la Tierra capturada durante el programa Apolo

Mucha gente aún no comprende lo maravilloso que fue el programa Apolo para la exploración espacial. La distancia entre la Tierra y la Luna es de 384 mil kilómetros y se aleja unos milímetros cada año. Esos privilegiados hombres que tocaron nuestro satélite natural, recorrieron una distancia impensada, tan inimaginable, que los astronautas de la Estación Espacial Internacional quedan como novatos.

La ISS, por sus siglas en inglés, tiene una órbita a 360 km del planeta, una distancia cercana y a la que nos hemos acostumbrado para habitar desde la misión Apolo XVII, la última en pisar suelo lunar. Hace unos años publiqué un post en donde comentaba que el principal problema por el cual no llegamos otra vez a repetir ese fantástico viaje, era la falta de recursos.El fin del programa de los transbordadores espaciales vienen a marcar que cada vez estamos más lejos aún.

Pero, qué tan lejos estamos de la Luna. La siguiente imagen muestra la verdadera escala esos 384.000 km o unas 30 “Tierras” de distancia.  Continuá leyendo La distancia entre la Tierra y la Luna

El último despertar del Columbia

STS-107 Columbia Space Shuttle Crew

El uso de música para despertar a los astronautas data del programa Apolo, a mediados de los sesenta. Por lo general, siempre fueron melodías que se emiten desde el centro de control de misión en Houston y tratan de “organizar” de la mejor manera posible los horarios de los sujetos que viven el día y la noche varias veces durante su estadía en el espacio.

Las canciones son una forma de hacer más llevadera la vida en las pequeñas naves espaciales y la STS-107 del transbordador Columbia no fue la excepción, pero había algo que la hacía diferente. Es que tras varios viajes dedicados al ensamblaje de la Estación Espacial Internacional, el Columbiasería el laboratorio ideal para una serie de investigaciones sobre la microgravedad. La misma se llevó a cabo entre el 16 de enero y el 1 de febrero de 2003, día en el que falleció toda su tripulación durante el reingreso a la atmósfera terrestre. La investigación determinó que un trozo de espuma aislante había pegado contra la ala izquierda de la nave a una velocidad de 800 km/h durante el despegue, provocando un agujero por donde el calor del reingreso terminó por desintegrarla.

Continuá leyendo El último despertar del Columbia