TagJapón

Trenes nipones en el subte de Buenos Aires

 

Hubo una época en la que fueron libres. Corrían por las vías lejos de la oscuridad de los túneles. Sí, porque los trenes que usamos actualmente en el subte B de Buenos Aires, alguna vez, allá en el tiempo, transportaron a millones de japoneses en sus asientos. El rojo tan característicos de estas formaciones, viene ya de la época en la que se llamaba Línea Marunouchi, la segunda línea de trenes que tuvo Tokio, y la primera que se hizo después de terminar la II Guerra Mundial. Fue un símbolo en su momento de la reconstrucción de Japón.

Los Juegos Olímpicos vuelven a Tokio

Era la gran incógnita y la que todos esperaban conocer desde hacía mucho tiempo. La llama empezó a recorrer por el gran estadio construido para la ocasión ante miles y miles de japoneses. Pasaba de mano en mano en una interminable seguidilla de postas. Hasta que apareció él. Desconocido para la multitud y para el mundo, pero con una historia dura y esperanzadora sobre sus hombros. No había nacido cualquier día. Era un chico que su partida de nacimiento reflejaba uno de los momentos más crueles y estúpidos de la historia de la humanidad. Iba a ser el encargado de dar por iniciados los Juegos Olímpicos de un país que hacía tan sólo 19 años antes terminó devastado por la guerra. Era Yoshinori Sakai, el niño de la bomba, el chico que nació en Hiroshima el mismo día que la ciudad quedó en cenizas y cientos de miles de sus vecinos quedaban reducidos a cenizas. Él, 19 años después, en Tokio 1964, era el símbolo de la reconstrucción, de un país que nunca bajó los brazos ni en el peor de los momentos. Y los juegos eran la gran excusa para demostrarlo al mundo.

El Comité Olímpico Internacional eligió ayer, en Buenos Aires, a la próxima ciudad que tendrá el honor de ser la máxima cita del deporte amateur. Y volvió a ser Tokio, la capital de Japón, y hogar de más de 13 millones de personas. Y se produce dos años y medio después de un desastre natural y nuclear que afectó a parte de ese país, pero que, sobre todas las cosas, dejó enseñanzas y demostró una vez más, y como en tantas otras, la fortaleza del pueblo nipón.

Así comienza Evangelion 3.0

Espectaculares seis minutos de la tercera parte de la producción de GAINAX que forma parte de Rebuild Of Evangelion, el “reboot” cinematográfico de la serie, adaptada a un formato de alto presupuesto y con novedades significativas, que la alejan de una simple remake.

En Japón se estrenó este sábado 17, así que para verla por estos lares quizás tengamos que esperar por su salida en DVD/Blu-Ray el año próximo.

El nuevo Estadio Nacional de Tokio

El diseño presentado por el estudio de la arquitecta angloiraquí Zaha Hadid fue el elegido para reemplazar al viejo Estadio Nacional de Tokio que data de los JJOO que se realizaron en 1964.

Con un diseño que recuerda a la forma del casco de un ciclista, el nuevo predio permitirá albergar a más de 80 mil personas sentadas. Se espera que esté listo para 2018 y que sea una de las sedes del Mundial de Rugby que se realizará en tierras niponas en 2019. También sería la sede principal de los JJOO 2020 si es finalmente elegida en la reunión del Comité Olímpico Internacional que se realizará en Buenos Aires el año próximo.

El costo de esta megaobra será de más de 1.3 mil millones de dólares.

Trailer de “Desde la colina de las amapolas” de Estudio Ghibli

Kokuriko-zaka kara (コクリコ坂から) es el título original de la nueva película del estudio de Hayao Miyazaki, quien en esta ocasión estuvo a cargo del guión. La historia ambientada en 1964, antes de los Juegos Olímpicos de Tokio, en un país que se muestra pujante tras la devastación de la Segunda Guerra Mundial. Umi Komatsuzaki es una chica de instituto que cuida a sus dos hermanos y, en ausencia de su madre, administra un albergue de estilo occidental cercano al mar. La chica compagina tranquilamente sus responsabilidades con su vida escolar junto a Shun Kazama, miembro del club de periodismo, y Shiro Mizunuma, presidente del consejo de estudiantes.

Siempre lo destaco, pero Estudio Ghibli debe ser uno de los pocos que sigue utilizando técnicas de animación tradicional en sus filmes.

Enlace: Wikipedia