Kyushu Shinkansen: “Cuando pasa el tren”

Un buen ejemplo de lo que puede representar en las personas un nuevo ramal de trenes, en este caso de un tren bala -Shinkansen-, es este emotivo video realizado por JR, la compañía ferroviaria japonesa.

El comercial fue realizado para la inauguración de un nuevo tramo de 130 kilómetros en la isla de Kyushu, al sur de Japón, que estaba prevista para el 12 de marzo. Si bien se emitió un par de veces, el terremoto y tsunami del 11 provocó que se levantara por respeto a las víctimas y el mal momento para algo tan festivo.

Sin embargo, la misma gente pidió que volvieran a colocarlo al aire, ya que es una muestra de lo que es capaz de hacer el pueblo japonés cuando trabaja unida. Se estima que más de diez mil personas recibieron al tren durante sus tres horas de recorrido, que en el video quedó reducido a poco más de tres minutos.

No dejo de pensar en todas esas personas que, por el sólo hecho que pase el tren, celebra de sentirse integrado, comunicado al resto. Más cuando refleja al Japón más distante de los grandes centros urbanos y que para occidente no sigue siendo bastante desconocido -no, no toda Japón es Tokio-.

Hace unos años realicé dos viajes en el tren de TBA de Rosario a Retiro, y si bien el servicio es paupérrimo, lento y sin frecuencias, mucha gente de los pueblos salían a la calle sólo para ver pasar el tren. Sigue siendo “el” evento del día para ellos. En la otra parte del mundo, también.

Por cierto, mi abuelo Aikawa era de la isla de Kyushu. =)

Japón y Montenegro, dos países en guerra durante un siglo

El Japón actual es muy distinto al que existía a principios del siglo XX. La ambición imperialista lo había posicionado como una de las potencias en Asia, de la misma forma que el Reino Unido tuvo sus colonias por gran parte del globo, algunas que perduran hasta nuestros días.

En 1904 estalló un conflicto bélico entre dos de las mayores potencias que existían en la región por aquel entonces, los Imperios de Rusia y Japón. Ambos contaban con monarquías y sus deseos de expandirse eran permanentes. El objetivo era una parte que habían ocupado los nipones en la península coreana y parte de China, conocida como Manchuria.

Entre los beligerantes estaban el Emperador Meiji y el Zar Nicolas II. Claro, los rusos contaban con el apoyo del principado de Montenegro, un estado que había recibido algo de ayuda de los zares y deseaban retribuirles con algo de apoyo moral -no podían ofrecer mucho más- ya que se encuentra a una distancia muy lejana aún para nuestros días.

La guerra Ruso-Japonesa finalizó con una victoria nipona y el tratado de paz fue firmado en Maine, EE.UU. Claro, tanto Rusia, como Japón y Los Estados Unidos se olvidaron de un detalle: Montenegro.El pequeño principado de Europa oriental no fue incluido en el tratado, por lo que técnicamente y por un error de la diplomacia, la guerra entre estos dos países siguió vigente.

En ese siglo, y con las uniones y divisiones generadas por las Guerras Mundiales, Montenegro sufrió permanentes cambios, pasó a formar parte de Yugoslavia, y después la federación recordada como Serbia y Montenegro. Tras un plebiscito en 2006, pasó a ser un estado independiente.

La viceministra de relaciones exteriores de Japón visitó Montenegro 24 de julio de 2006, y recién ahí, junto con el reconocimiento del país, se dio por concluido uno de los conflictos más insólitos de la diplomacia.

Enlace: Japan’s 100 Year War That Ended in 2006

Joe Hisaishi: el gran compositor de Studio Ghibli

Joe Hisaishi es uno de los grandes músicos y directores de orquesta de Japón. Nacido en 1950, su carrera abarca diversas bandas de sonido de series de TV y películas. Pero fue con Studio Ghibli de Hayao Miyazaki, lo que lo definió como un verdadero maestro. Películas como La princesa Mononoke (1997), El viaje de Chihiro (2002), y El castillo ambulante (2004), se encuentran en su amplio repertorio.

También tuvo el honor de trabajar junto a Takeshi Kitano en varias oportunidades. En los últimos tiempos se lo pudo escuchar en la magnífica banda de sonido de Okurubito, la película ganadora del Oscar. Su nombre artístico “Joe Hisaishi” hace referencia a su ídolo, el músico y compositor americano Quincy Jones.

El video es uno de los temas del OST de “Tonari no Totoro” y forma parte del DVD “a Wish to the Moon – Joe Hisaishi & 9 cellos” (2003).

Gunkanjima, una isla-ciudad fantasma en Japón

Leo en ALT1040, un curioso topten de ciudades abandonadas en el mundo. Una de ellas es Gunkanjima, una isla en Japón, cercana a la prefectura de Nagasaki, que en la década de los 40/50 tuvo su momento de mayor esplendor y fue uno de los lugares con mayor densidad poblacional del planeta Tierra.

Todos los habitantes de la isla, dependían de la producción de las minas de carbón, las cuales en la década de los 70 quedaron completamente agotadas. Es por ello que todos sus habitantes debieron migrar hacia otros lados. La empresa que comenzó a construir la ciudad en la isla (Mitsubishi) fue la encargada de decretar el cierre de la mina.

Actualmente la isla esta deshabitada y los viajes a ella están prohibidos por el gobierno de Japón (más que nada por la seguridad de las personas, ya que muchas estructuras corren riesgo de derrumbe)

La isla se utilizó para filmar algunas escenas de Battle Royale II, uno de los films japoneses más recordados de los últimos tiempos (aunque prefiero la primera :D)

Me sorprendió la existencia de esta isla, y me produjo escalofríos. Las ciudades sin personas son verdaderos cementerios de hormigón y acero. Muy triste.

Update: Galería de fotos antes del abandono | Galería de fotos de la ciudad fantasma

Los divertidos comerciales de Pocky, la golosina preferida de los japoneses

Es una de las golosinas más exitosas que incluso tuvo repercusión fuera de Japón. Estamos hablando de los  Pocky, un producto que ya traspasó las fronteras de su país de origen. Si bien no se trata de un producto imposible de replicar (es un grisin cubierto de chocolate), posee una gran campaña de publicidad que siempre llamó mi atención.

Continuá leyendo Los divertidos comerciales de Pocky, la golosina preferida de los japoneses