Tagluna

Una recreación a escala del Sistema Solar en pleno desierto

Recrear el Sistema Solar en el que vivimos no es fácil. Con fines prácticos y educativos, solemos ver todos los planetas y el Sol en una sola página de los libros. Claro que ni el Sol suele tener el tamaño verdadero, ni los planetas los apropiados a la diferencia entre los pequeños rocosos y los gigantes gaseosos. Pero para verlos en un pantallazo y sin tener que usar una lupa está bien.

Pero un proyecto decidió recrear el Sistema Solar a escala verdadera, con el tamaño apropiado de los planetas respecto a un Sol ficticio y las correspondientes órbitas. Para hacerlo, optaron por usar un lago seco en el desierto de Nevada. La Tierra estuvo representada por una pequeña canica azul.

Sólo para que tengan una idea, Júpiter estaba a 0.9 km del Sol; Urano a 3.4 km y Neptuno a 5.6 km. A esa distancia, el Sol ficticio era un pálido punto (aunque claro, no pudieron recrear el verdadero brillo de nuestro astro). Para recrear las órbitas, usaron unas camionetas con las luces encendidas y así capturar el movimiento con las cámaras.

No es la primera vez que recrean escalas verdaderas. Hace un tiempo contábamos sobre la verdadera distancia de la Tierra a la Luna. Aunque si de modelos a escala real hablamos, nada le gana al modelo sueco: ese mide 300 km y recorre todo el país escandinavo.

Una nave rusa para volver a la Luna

Si bien todos los esfuerzos para el futuro de las misiones espaciales están enfocadas en Marte, los rusos no le pierden el ojo a la Luna. Y es que a diferencia de los norteamericanos, los cosmonautas nunca lograron superar más allá de la órbita baja de la Tierra (LEO). Pero todo podría cambiar con una nave que se presenta como la sucesora de las ya veteranas (pero eficientes) Soyuz que hasta el día de hoy se utilizan para llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional.

El sitio de noticias RT publicó una interesante infografía en donde se puede apreciar gran parte de este programa ruso que llegaría a la Luna a mediados de 2030, cerca del momento en el que los norteamericanos esperan llegar a Marte. Y a diferencia de las Soyuz, esta nueva nave contaría con capacidad para 4 personas y la posibilidad de alunizar y despegar con la misma nave (a diferencia de las Apollo que usaban un Módulo Lunar)

La sucesora de la Soyuz - Infografía

Animación de la sucesora de la Soyuz

El primer prototipo de esta nave se espera que esté listo recién en 2019.

La NASA y ESA prueban con éxito el “IP Interplanetario”

Una de las cosas más importantes en cualquier misión espacial es mantener buenas comunicaciones entre las diferentes naves y robots que recorren distintas partes de nuestro sistema solar, más si tenemos en cuenta que tenemos misiones como la New Horizons que en 2015 estará llegando al planeta enano de Plutón, o una futura misión a Marte.

Es por eso que la Agencia Espacial Estadounidense (NASA) y la Agencia Espacial Europea (ESA) estuvieron desarrollando un nuevo protocolo de Internet denominado Disruption Tolerant Networking For Space Operations (DTN) que sería una suerte de IP espacial y que será necesaria para operar distintas naves interplanetarias.

Las pruebas se realizaron hace unos días en la Estación Espacial Internacional en donde la astronauta Sunita Williams, logró operar desde el espacio a un pequeño robot hecho con piezas de Lego que estaba en el Centro de Control de Operaciones de vuelo en Darmstadt, Alemania.

El DTN funciona en forma similar a lo estandarizado TCP/IP que utilizamos todos en Internet para intercambiar datos, solo que esta red es tolerante a interrupciones, errores y retardos de señales, algo bastante común con naves como las que se encuentran en Marte, que muchas veces quedan ocultas por el propio planeta y que deberán esperar para enviar los paquetes de datos. Los científicos explicaron que, si un nodo no logra transmitirlo, la información se conserva y los intentos de transmitira continuarán hasta que el nodo consiga conectarse a otro nodo. La información tiene que llegar al destinatario.

Las primeras pruebas se realizaron en 2008 y desde entonces se ha ido perfeccionando pensando en futuras misiones espaciales más allá de la la Órbita Baja de la Tierra (LEO) y la Luna. De hecho, gran parte de la telemetría del aterrizaje del Curiosity en Marte se logró utilizando a la Mars Express y la Mars Reconnaissance Orbiter para que enviaran los datos hacia la Tierra.

Enlace: EuropaPressDisruption Tolerant Networking for Space Operations (DTN)

La NASA recrea el “amanecer terrestre” del Apolo 8

Apollo 8 - Earthrise

Fue uno de los momentos más importantes de la historia de la humanidad, pero fue eclipsado por la misión Apolo 11 que llevó a los primeros humanos a la superficie lunar. Estoy hablando del recordado “amanecer terrestre” o “Earthrise” en donde por primera vez se capturó una fotografía en color de nuestro planeta, desde otro cuerpo celeste, en este caso, nuestro satélite natural.

Fue en vísperas de la Nochebuena de 1968, oportunidad en la que la tripulación de la nave (Lovell, Anders y Borman) aprovechó para leer los diez primeros versículos del Génesis durante una transmisión para la TV.