TagMac OSX

Volver a Snow Leopard

Uso Mac y en su defecto el OSX desde febrero de 2008. Y debo admitir que solucionó muchas cosas y problemas que solía tener con Windows. Sí, conozco gente que en su vida tuvo problemas con Windows, pero les juro que para alguien que suele tratar de sacarle el jugo al máximo a su sistema operativo y computadora, Windows era un sufrimiento.

Sin embargo, mi MacBook viejita pero rendidora (gracias a que una de mis primeras decisiones fue ampliarle la memoria RAM al máximo disponible), se fue quedando atrás en el mundo de los sistemas operativos de Apple. De hecho, ya siquiera soporta la última versión denominada Mountain Lion y es bastante entendible, tampoco esperaba que lo hiciera después de tantos años funcionando a todo vapor, todos los días. Pero en lugar de quedarme en Lion, un sistema operativo que creo que jamás estuvo finalizado y que su rendimiento dejaba bastante que desear, decidí dar un paso atrás y volver a Snow Leopard, que en el mundo Cupertino sería la versión 10.6.8. Mis motivos.