Servicios 2.0: Fácil ingreso, difícil (y dudosa) salida

Hace dos días decidí cerrar mi cuenta de Sónico, una red social con millones de usuarios en Latinoamérica, y que tiene origen en nuestro país. Una de las principales razones para cerrar la cuenta, fue por la poca utilidad que le doy al servicio, ya que prefiero usar Facebook (y hasta por ahí nomás). Una de las aplicaciones más utilizadas de la Web 2.0 son las Redes Sociales.

En sus orígenes, estas redes se utilizaron para mantener conectados a los estudiantes secundarios y universitarios de diferentes lugares de Estados Unidos. Ante el crecimiento de la popularidad de las mismas, comenzaron a utilizarlas personas de mayor edad para buscar a sus ex compañeros de travesuras estudiantiles, para luego sí, expandirse hacia todo el mundo.

Una de las principales funciones de las redes sociales, es que podemos ver a los amigos de nuestros amigos, y así conoceremos a nuevas personas (o tal vez encontremos a aquella persona que hace años no vemos).

Las empresas cada día se fijan más en las redes sociales, pues los usuarios permanecen muchas horas dentro de ellas, chateando, mirando las fotografías que suben nuestros amigos o buscando otros usuarios en nuestra ciudad, país o continente.

¿Pero alguna vez se fijaron cómo se puede salir de un servicio de la Web 2.0? Antes de comenzar, quiero que sepan que esto es una crítica constructiva, y en principio (sólo en principio) confío en el correcto uso de los datos personales que nosotros les brindamos a estas empresas y que en un futuro los mismos datos no terminen en manos de algún hacker o empresa que nos querrá vender un producto hasta el hartazgo.

Continuá leyendo Servicios 2.0: Fácil ingreso, difícil (y dudosa) salida

Problemas de comunicación

La tecnología nos une, nos mantiene más cerca, nos informa. ¿Es cierto? Los celulares tienen muchos beneficios para todos los usuarios, pero a veces cometemos errores en su uso (la mayoría de ellos involuntarios).

Uno de los problemas más comunes, es no escribir correctamente los SMS. El hecho de tipear hasta 160 caracteres, produce muchas confusiones a la hora de expresar nuestras ideas. Si somos medio “tacaños” y queremos resumir todo en pocos caracteres, es muy probable que el receptor del mensaje termine confundiéndose más que lo que estaba antes de recibirlo. Escribir un SMS con todos los acentos produce que entren menos caracteres, lo que hace muy probable que necesitemos más SMS para expresar nuestra idea. ¿Es barato? Si tomamos en cuenta de que un SMS en nuestro país cuesta entre 10 a 17 ctvs, esto quiere decir que muchas veces nos conviene realizar una simple llamada de menos de 1 minuto, que enviar 10 SMS para decir, SI, NO, OK, NOS VEMOS.
Continuá leyendo Problemas de comunicación