TagRosario

Messi, Rosario y el pulpo

Anoche leí a varios rosarinos de mi timeline “tuiteril” que hablaban sobre el nuevo spot de la Municipalidad de Rosario de parte de su campaña “Yo amo Rosario” y que desde este blog se habló mucho en su momento.

Con la participación de “Lío” Messi, uno de los rosarinos más famosos en el mundo, el delantero imagina o sueña con una ciudad “barcelonizada” en cada uno de sus rincones, con gente comiendo paella, damas españolas e hinchas del equipo que tantas alegrías le dio al fútbol mundial.

Y si bien creo que el spot está bien (quizás Messi también podría soñar con un catalán comiendo un carlito o Central y Newell’s jugando en el Camp Nou, pero no le vamos a pedir tanto al crack), me causó algo de gracia cuando vi al padre con su hijo pescando un pulpo en Costa Alta, cerca del puente que une a la ciudad con Victoria.

Quizás no muchos lo recuerden, pero en un viejo encuentro de Colectividades, que dicho sea de paso esta semana comienza la edición 27º, un tal Manolo de la colectividad gallega echó 18 kilogramos de pulpo al río Paraná. Según las crónicas periodísticas de la época, la orden que recibió el amigo fue “Manolo, tirá los pulpos al agua”.

Se calentó Axl Rose en Rosario

Parece que la visita de los Guns ‘N Roses a la ciudad de Rosario, dejó algo más que 6000 fanáticos que recordaron lo mejor de la banda y su último disco, Chinese Democracy.

Según un video que subió una chica a YouTube, el líder de la banda, Axl Rose, tuvo un pequeño ataque de ira en el Aeropuerto Islas Malvinas de la ciudad de Rosario. Al llegar en una camioneta para tomar un vuelo privado, se enteró que la terminal aeroportuaria se encontraba cerrada, lo que provocó un momento de furia con sus asistentes y seguridad.

Pero más allá del problema que tuvo Axl, es interesante destacar el triste destino del aeropuerto rosarino, con pocos vuelos y cada vez menos conexiones con el mundo.

Nota: La autora del video lo borró de YouTube.

Cómo obtener más de tu pasaje de larga distancia entre Retiro y Rosario

Desde que vine a trabajar a Buenos Aires, viajé unas 20 veces a Rosario para visitar a mi familia y amigos en poco más de un año, viajando siempre en colectivos (o micros, como dicen los porteños) de larga distancia. El recorrido entre Rosario y Retiro se realiza en cuatro horas, salvo que haya alguna demora en la ruta o los accesos de las ciudades. Y salvo excepciones, siempre hay pasajes a la venta, por lo que no es necesario comprar con demasiada anticipación, a menos que sea temporada de verano en donde las compañías envían sus servicios a la costa (está demostrado que nadie va a Rosario en esta época).

Además de aprender que algunos servicios como “El Rosarino” salen de Retiro a las “y media” (16:30, 17:30…), y vuelven de Rosario a las “en punto” (18:00, 19:00), y que existe un “pool” de empresas que comparten servicios (por ejemplo, comprás en Chevallier y te venden pasajes de FlechaBus), con el tiempo vas descubriendo algunas “mañas” que tienen las compañías a la hora de darles un mejor servicio a sus pasajeros.

Los pasajes de Rosario-Retiro están entre 80 y 100 pesos (al mes de febrero de 2011), según la empresa, pero el servicio es el mismo. A diferencia de otros años, algunas se destacaban por darte algún refrigerio para pasar un poco mejor esas cuatro horas que ya comentamos que dura el viaje, pero en los últimos tiempos esta “gentileza” se eliminó por lo que ahora la clave es “viajás cómodo = coche cama” o “viajás semicómodo = coche semicama” :) . Ni hablar de cuando te daban el diario “La Capital” del día…

Pero existe una forma por la cual, pagando lo mismo que siempre, obtenemos algo más de nuestro pasaje. Es ahí donde juega la astucia del “viajero frecuente”. La clave está en viajar en colectivos con un destino final a ocho o diez horas de distancia (desde Retiro), como puede ser Córdoba, Santiago del Estero o Tucumán, todas localidades por donde la ruta nacional 9 haga su paso.

Por una cuestión de comodidad y seguridad, estas compañías realizan su viaje pasando sí o sí por la ciudad de Rosario, obligados a tener una parada de ascenso y descenso de pasajeros en la Terminal de Ómnibus Mariano Moreno. Pero lo mejor es que siempre brindan un refrigerio, ya que no es un viaje convencional y los pasajeros comienzan a molestarse. Si el servicio es cama, es muy probable que también les brinden una manta y un almohadón, ideales para aquellos viajes en donde el frío del aire acondicionado termina molestando. Si el horario de salida es a la noche, siempre se sirve la cena con bebida incluida. Todo por el mismo precio de un servicio que comienza en Retiro y finaliza en Rosario.

La mejor forma de comprar los pasajes es por sitios como Plataforma 10, en donde nos detalla todos los servicios disponibles para ese día, abonamos con la tarjeta de crédito y lo imprimimos en nuestra casa.

El problema surge si queremos hacer lo mismo desde Rosario, en donde no contamos con esa posibilidad ya que Retiro está muy cerca y no hay forma de obtener algún “beneficio extra”. Allí no quedará otra alternativa que comprar algo para el viaje.

Fotos: Telam | Wikipedia

 

Rosario de Janeiro

Este post no iba a ser así. Vi el nuevo spot que realizó la Municipalidad de Rosario (titulado: Yo amo Rosario), y me pareció tan genial y bonito, que no dudé en recomendarlo por Twitter, Facebook y mail a mis amigos. Hasta que, como no podía ser de otra forma, apareció ese amigo pincha-globo que me bajó de un hondazo. ¿Qué fue lo que me dijo el malvado? Que el spot era igual, o está bastante parecido, al que realizó la ciudad brasileña de Río de Janeiro cuando todavía era candidata a organizar los JJOO de 2016 (candidatura que ganó).

Cómo no le creí (de desconfiado nomás), busqué ese video y para mi asombro, sí, hay algunas partes que son sospechosamente parecidas.

TROTANDO AL AMANECER

RIO: Una joven trota en el amanecer de la ciudad carioca.
ROSARIO – Una joven trota en el amanecer rosarino