Borré 140 mil tweets y no me arrepiento

En junio cumplo 9 años en Twitter. Este blog cumple 9 años también casi en la misma fecha. Ambos nacieron por el mismo motivo: curiosidad. Durante todos estos años Twitter fue creciendo de manera exponencial hasta llegar a ser lo que es hoy: el centro de todos los debates, miserias y exposiciones sin sentido de cientos de miles de personas de todo el mundo. Pasé por “la ballenita y el ¿Qué estás haciendo?” al recuadro que dice “¿Qué está pasando?”, vi grandes eventos que sucedían por Twitter, así también como muchos de los laburos que tuve fueron en parte gracias a contactos que supe armar en Twitter. Twitter fue sin dudas un lugar en donde aprendí muchas cosas de lo que hago hoy.

Pero también se fue convirtiendo en una cloaca. Bueno, mejor en un pozo ciego. Un lugar en donde uno larga cosas muchas veces sin sentido y otras que se leen en momentos inoportunos. Todo queda registrado. Cada paso, cada puteada, cada vez que decimos alguna barbaridad sobre alguien. También cuando dejamos a la vista contradicciones o cosas que que podemos llegar a arrepentirnos luego. Siempre vamos a olvidar lo que escribimos con el tiempo. En ese sentido, creo que Snapchat tiene claro por qué las cosas tienen que durar sólo 24 horas. Más allá de eso a nadie le debería importar nada de lo que publicamos.

Hace unos meses vi, sobre todo con el cambio de gobierno, cómo Twitter se convirtió en el lugar preferido para exponer a las personas sobre lo que pensaban en un momento determinado de la historia. Muchos dirán que son unos panqueques, que no pueden sostener una idea y caen en la permanente contradicción. Yo creo que el problema es que justamente seguimos dandole entidad a algo que no sé si lo tiene: Twitter.

En mi caso, como en el de la mayoría que lleva mucho tiempo en una red social, se me hacía imposible recordar todas y cada unas de las cosas que había dicho alguna vez en 140 caracteres. No tengo idea. Pero un día me empezaron a hostigar con una tontería que fue sacada totalmente de contexto (cuando buscás algo en el archivo, sólo ves el tweet, pero no el resto de los mensajes que lo acompañaban). No valía la pena responder y lo borré.

Con el tiempo me di cuenta que tener 140 mil tweets era demasiado. Una gran pelota de cosas que uno no sabe ni dónde empieza, y casi que tampoco dónde termina. Y fue ahí en donde decidí borrar todo. No lo iba a lamentar, pues como dice “la amiga Marie Kondo” (?), si no usás (recordás) algo por mucho tiempo, es que no era muy importante.

Antes de borrar todo, le pedí a Twitter que me hiciera un backup de todo lo que había publicado. 140 mil tweets pesan tan sólo 29 mb. El problema principal fue que para borrarlo tuve que contratar un servicio pago externo. Un borrado de esta magnitud lleva varios días. Aún así, no me arrepiento de nada. Fue una etapa y necesitaba cerrarla de alguna forma en donde yo pudiera tener control de todo lo que estoy diciendo en un momento más maduro de mi vida (recuerden que cuando empecé era mucho más pendejo y ergo, pelotudo)

Todo esto debería en cierta forma replantearnos sobre lo que somos en el mundo digital. Si realmente queremos cargar con la mochila de cuentas tan viejas en donde el contexto de los tweets eran distintos (¡ey! nos juntábamos en TwittBaires, imagínese). En mi caso, 140 mil tweets se salieron de control. Borrarlos fue una forma de recuperar realmente mi cuenta.

Actualización 04/01/17: Debido a la repercusión que tuvo este posteo de abril de 2016, les comento algunos datos adicionales. La aplicación que usé para borrar fue TweetDeleter. Probé con otras, pero para una magnitud tan grande de tuits, lo mejor fue pagar (es una suscripción mensual, pero podés cancelarla después que el trabajo esté hecho). Lo bueno es que te deja elegir las fechas en las que querés borrar todo. En mi caso dejé todos los tweets de 2016 en adelante.

También les comento que corregí el posteo original en algunos conceptos que después de releerlos no se entendía nada. Lo escribí a las 23.53 y estaba agotadísimo 😛

Diez consejos para los que recién comienzan en Twitter

Hace unos meses cumplí cinco años (!) en Twitter y me pareció válido compartir algunos tips o consejos de lo que considero esencial a la hora de dar los primeros pasos en Twitter. Si bien, creo yo, el momento de mayor auge ya pasó hace un par de meses, sobre todo con la llegada de varios famosos, sigue siendo una de mis redes preferidas para el día a día y que seguiré utilizando por mucho tiempo más.

1 – Usuario: Con millones de usuarios nuevos todos los meses, es difícil encontrar uno que esté disponible. Los primeros que “se agotaron” fueron los de pocos caracteres. Los que te describen con “nombre y apellido” son ideales si querés compartir tu cuenta de twitter en firmas de correos electrónico o tarjetas personales.

2 – Agregá un avatar: Es difícil que alguien quiera seguirte si siquiera te puede ver el rostro. Poner una imagen de tu personaje favorito es válido, pero te aseguro que más gente querrá agregarte si ponés tu foto. Una buena foto es una excelente carta de presentación y es de utilidad para el día en que te cruces con alguien en algún evento que asistas. Te reconocerán fácilmente.

3 – Biografía: Poner que “te gustan los perros” es una buena idea, pero es casi lo mismo que no poner nada de uno. Es preferible decir que sos estudiante secundario a no decir nada, o que trabajas en tal o cual lugar. Si tu empresa tiene cuenta de Twitter, no hace falta que agregues la URL completa en la bio: poné @usuariodetuempresa  Continuá leyendo Diez consejos para los que recién comienzan en Twitter

POTUS & FLOTUS

Cosas importantes para entender algunos tweets en estos días de campaña Demócrata en los Estados Unidos.

POTUS = President of the United States (Presidente de los Estados Unidos)

FLOTUS = First Lady of the United States (Primera dama de los Estados Unidos).

Acrónimos ideales para ahorrar caracteres en Twitter.

Pr0file Analyzer: scam para Twitter

Cualquiera que haya ingresado a Twitter en los últimos días, habrá notado que muchos usuarios publicaban un “tuit” en donde se “revelaba” la cantidad de veces que otros usuarios habían visitado sus perfiles. Claro, de la misma forma que en Facebook existe una famosa app que supuestamente te dice “quién visitó tu página”, este scam, una app maliciosa que engaña a la gente, se empezó a colar entre los timelines de muchas personas, incluso, algunas que tienen varios años en Twitter y que deberían detectar con facilidad las cosas que son falsas.  Continuá leyendo Pr0file Analyzer: scam para Twitter

Hashtag en la tapa del diario El País

Hace un tiempo tuve una reunión con un editor amigo y hablábamos sobre la posibilidad de usar el lenguaje y los códigos de las redes sociales en los medios masivos o en determinados temas. Ayer, el diario El País utilizó un hashtag (una palabra clave que se utiliza en Twitter para destacar o resaltar un tema) con la palabra #nimileuristas.

Y me pareció genial por todos lados. Utiliza un código, una forma de hablar de los jóvenes en la web (bah, Twitter es bastante masivo, pero se presupone que entre las personas que retrata la nota tiene mayor penetración), y el diario le dio una palabra clave específica (y en portada) para que se hable del tema en las redes sociales. Continuá leyendo Hashtag en la tapa del diario El País

El community manager que apagó la luz

Pocas veces vi algo similar en las redes sociales. Un community manager, una de las profesiones más de moda en la actualidad, es quien administra los perfiles sociales de una compañía o marca -entre otras cosas más- y en muchas oportunidades, es el nexo entre la propia empresa y sus consumidores.

Sin embargo, en un hecho insólito para una situación de estas características les toca vivir a los miles de pasajeros que quedaron varados en diferentes aeropuertos por el cierre de Spanair, la aerolínea española que irá a un concurso de acreedores ante la imposibilidad de incorporar dinero fresco de una negociación con Qatar Airways. Es que la persona que administra la cuenta de twitter @spanair, decidió despedirse agradeciendo a todas las personas que eligieron viajar por la compañía. Un verdadero ejemplo de alguien que fue el último en salir…. y apagar la computadora, en este caso.

¿Qué harán los pasajeros? Quien sabe. Solo este fin de semana quedarán afectados (a la espera de ver las soluciones propuestas) 91 vuelos en toda España el sábado y 129 vuelos el domingo. En total, el sábado sufrirán el cese de operaciones de Spanair 8.695 personas mañana y otras 14.076 el domingo. En total, tienen que buscar alternativa a 22.771 personas. Pero ya no contarán con ese nexo a través de las redes sociales.

Nota al margen: Spanair perteneció al fracasado grupo Marsans, quien hasta 2008 administró Aerolíneas Argentinas y Austral. Unos personajes muy “responsables”.