“Sin techo”, pero conectados

wired10jpg

El periódico norteamericano Wall Street Journal ha publicado una increíble selección de fotografías que nos hace replantear el importante papel que tiene Internet en el día de hoy. Ya son varios los grupos de personas sin techo, que pese a vivir en una situación de marginalidad, poseen laptops y conexiones Wi-Fi para seguir conectados con familiares y amigos. Facebook, MySpace y Twitter son las redes sociales en donde suelen tener sus perfiles.

La mayoría de ellos son personas que han perdido sus hogares (por la crisis o por no poder pagar un alquiler) y que deben buscar refugio en las calles, viviendo en carpas o casas rodantes. Algunos llegan a gastar hasta 60 dólares mensuales por tener conexión de Internet y 6 dólares diarios de combustible para los generadores eléctricos. Si bien en los Estados Unidos las conexiones Wi-Fi gratuitas no son tan comunes como en nuestro país, los “sin techo” parecen conocer donde están lso hotspots libres. Una aclaración, si bien las notebooks no son último modelo, su precio es inferior a lo que costaría una usada en nuestro país.

Sin dudas, Internet poco a poco se convirtió en un servicio de primera necesidad, como el gas, el agua o la electricidad, y las imágenes lo demuestran.

Enlace: Homeless and Online in San Francisco


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

5 respuestas a ““Sin techo”, pero conectados”

  1. -Pablo- Avatar

    Lo llamativo es que muchos de estos no tienen gas, agua, electricidad, etc. y sin embargo, se las ingenian para tener internet. Me dejó con la boca abierta ver esto.
    Hasta ahora, el único homeless con laptop que había visto era el de la parodia a LaptopHunters: http://www.youtube.com/watch?v=vbJSuduTrPs

  2. JTorres Avatar

    aca se las afanan a los linyeras, si les roban hasta las frazadas.

  3. MARYA Avatar
    MARYA

    ¿PARA CUANDO EL PLAN DIGI-JUBILADOS? ESTOY ESPERANDO .

  4. German Avatar

    Estoy impresionado…

  5. Esteban Avatar
    Esteban

    Algunos homeless de EEUU viven mejor que los 14 millones de argentinos pobres.