Momento de tensión en un vuelo de Japan Airlines

Lo que era un vuelo más de la aerolínea nipona JAL (Japan Airlines) terminó siendo en un momento de pánico para los 322 pasajeros que viajaban desde Fukuoka a Haneda (Tokio). Es que una de las turbinas se prendió fuego durante las maniobras de despegue en la pista. Los pilotos abortaron inmediatamente y se pudo evacuar a todos los pasajeros sin lesiones.

https://www.youtube.com/watch?v=pTEL238xYkU

Por este incidente, el aeropuerto de Fukuoka estuvo cerrado 20 minutos.

Malaysia Airlines: el antecedente suicida

El misterio del vuelo de Malaysia Airlines 370 originó una gran serie de teorías sobre qué puede haber pasado con el Boeing 777 y las más de 230 personas que viajaban abordo. Y una de las teorías habla de la posibilidad de que el piloto haya decidido suicidarse con toda la tripulación, una locura que puede provocar pánico en más de uno, pero que lamentablemente ya ha sucedido en otras ocasiones, y no hace tanto tiempo. Y es que si bien todos conocemos las historias relacionadas a los famosos kamikazes japoneses, pilotos que se inmolaban con su avión contra objetivos enemigos, los pilotos suicidas están presentes hasta en personas que están sumamente capacitadas para volar con la responsabilidad de llevar a centenares de personas a su destino.

En la década de los 90 hubo dos casos que llamaron mucho la atención. Por un lado tenemos el vuelo 185 de Silk Air en 1997. Se trata de una aerolínea del Sudeste Asiático que tenía que hacer un vuelo desde Yakarta hasta Singapur. El piloto, que tenía serios problemas económicos, desactivó intencionalmente la llamada “caja negra” cuando decidió tirar el Boeing 737 en picada hasta que la aeronave se rompió en el aire por tamaña maniobra y chocó contra el suelo. Por este suicidio murieron 104 personas.

Pero en 1999 hubo un caso similar, esta vez con un avión mucho más grande. Se trataba de un vuelo de EgyptAir que se estrelló en el Atlántico a pocos kilómetros de aterrizar. El caso durante mucho tiempo se pensó que fue por un desperfecto técnico, pero en realidad cuando se recuperó la “caja negra” descubrieron que todo estaba normal. El caso tiene algo interesante. Y es que si bien se recuperaron varias partes, nunca se encontró ninguno de los cuerpos de las 217 personas.

En el caso de Malasia se habla de un posible seguro de vida millonario que podría salvar a varias personas de la ruina, pero nada de eso está confirmado.