Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei: la sociedad japonesa moderna

Una de las charlas más interesantes del día estuvo a cargo del periodista Mikio Ikuma sobre la sociedad japonesa moderna. A continuación, algunas de las ideas principales que expuso el Sr. Ikuma sobre lo que sucede en Japón.

En la charla se destacaron algunas de las cualidades presentes en la sociedad japonesa y que en gran parte llegaron hasta los nikkeis de Latinoamérica gracias a que son valores que se transmiten de generación en generación. La sociedad japonesa reconoce la ética del trabajo, el sentido de comunidad y el sistema social existente, con un gran apoyo en la educación como nivelador de toda la población.

Gran parte de estas cualidades se puede decir que se extraen del Bushido o el espíritu del samurái, como: integridad, respecto, coraje, honor, compasión, sinceridad y deber. Estas cualidades llegaron a nuestros días gracias a enseñanzas de padres a hijos por generaciones, y se puede decir que permanecen como base de la sociedad.

Los empleos, por ejemplo, están basados en la creencia de que son para toda la vida, con una estructura basada en la promoción y pago igualitario (para los hombres). Esto también implica algunas formas de trabajo muy particulares dentro de esta estructura como la “nominication” (飲みニケーション) o comunicación con bebidas dentro del grupo de trabajo (nomi=beber)

Los japoneses figuran entre los países desarrollados que más horas trabajan por día

Según datos presentados por Ikuma, en la década de los 80 los japoneses trabajaban un promedio de 2162 hs anuales, a diferencia de las 1893 de los trabajadores estadounidenses y las 1719 hs de los alemanes, demostrando la devoción que existe por las compañías.

Las escuelas japonesas cuentan con un sistema que proviene de la época de los samurái, denomidado “terakoya” en donde la matemática y la lectura como regla para todos.

Las industrias japonesas siguen lo que se conoce como método kaizen o permanente mejora y en general se destacan por su amor por la manufactura.

Gráfico: searcherp.techtarget.com

Todo este sistema laboral, en gran parte se puede aplicar exclusivamente a los hombres, ya que existe una fuerza laboral mucho menor entre las mujeres. Se estima que entre el 40 al 50% de las mujeres trabaja en Japón y que la diferencia de los salarios es de un 25% menor para las mujeres (sin hijos).

Existen pocas mujeres en los altos cargos de management de las empresas (10%) y sólo el 13% de las mujeres participan en la política japonesa. Esta disparidad genera muchos inconvenientes en el Japón actual, en donde uno de cada cuatro hombres no se casará nunca en su vida, cuando hace tan solo 50 años, sólo el 1% de los hombres no estaba casado.

El nuevo gabinete de Shinzo Abe tiene una sola mujer

Si bien el gobierno está haciendo sus esfuerzos para buscar igualar los derechos de las mujeres, que históricamente estuvieron vinculadas a la crianza de los hijos, mientras que los hombres se dedicaban exclusivamente a trabajar, Japón no es un país de cambios radicales. Los líderes políticos no se caracterizan por hacer cambios rápidos y el sistema burocrático es el que manda.

El síndrome de Galápagos que existe en la sociedad japonesa se puede decir que existe porque hay un gran mercado interno, no ven al mundo como un solo mercado y porque se perdió una de las virtudes de la industria japonesa (ganó la rentabilidad ante la integridad).

Los teléfonos “con tapita” son muy populares en Japón

Existe actualmente una gran cantidad de crímenes corporativos por las empresas japonesas que se sienten forzadas de lograr mejores ganancias a costa de malos productos. En general, estos ejecutivos no buscan ganar dinero para sí mismos. Estos problemas nacen en parte por la falta de verdaderos líderes en las corporaciones.

Y esto desencadena otro de los problemas japoneses: la falta de start-ups. Hoy Japón es un país que necesita hoy más que nunca más Googles o Apples que demuestren lo que es la innovación.

El idioma es una de las grandes barreras a la hora de acceder de un mercado global: el 80% de los japoneses no se siente cómodo hablando en inglés.

En el próximo post: Diplomacia y relaciones chino-japonesas

Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei: ¡Bienvenidos a Japón!

Una de las imágenes más increíbles que hay para cualquier persona que llega a Japón tras un largo viaje (salvo que vivas en Asia, Japón está lejos para gran parte del mundo), es cómo ya el aeropuerto trata a los visitantes. Lo primero que aparece es un cartel gigante, antes del sector de migraciones que dice “Okaerinasai” (está en hiragana) y que significa “Bienvenido a casa”. Siempre me pareció mucho más amable que un simple “Welcome”.

Okaerinasai o “Bienvenido a casa”

Tras pasar migraciones, un chofer del MOFA (Ministry of Foreign Affairs of Japan), nos estaba esperando con los clásicos carteles con nombres y vimos un poco del protocolo japonés: tenía una planilla con nuestro nombre y FOTO para poder identificarnos rápidamente. En el mismo vuelo que nosotros, venían tres nikkeis de Brasil que habían salido desde Sao Paulo: Fernando Matsumoto, Yuka Ono y Laís Higashi. En otro vuelo, pero que llegó casi al mismo tiempo que nosotros, llegó Akira Lido Manaka, el representante de Chile.

En Narita aproveché para adquirir un chip de datos que fue clave para muchas cosas del viaje. Costó 6500 yenes y eran datos ilimitados por 14 días, más que suficientes para mi estadía. En el aeropuerto no funcionaba bien el 4G, pero cuando salimos empezó a funcionar mucho mejor.

https://www.instagram.com/p/Bn0Y3yeHg6K/?taken-by=fedeaikawa

Detalle típico de los choferes en Japón: usan guantes blancos
Con Fernando Matsumoto, Juan Pablo Hamada, Laís Higashi, Akira Lido Manaka y Yuka Ono, esperando para partir rumbo al hotel.

Ubicados ya en el hotel en la zona de Yotsuya (no conocía este barrio, me pareció muy bien ubicada para aquellos que quieran viajar a Tokyo), aproveché la noche libre (y tratar de no dormir temprano para ir ajustando el reloj biológico), tomé la tarjeta SUICA que me dio papá (y que usaba él cuando se fue de Japón en 2009) y me fui hasta la zona de Ginza con una lluvia torrencial.

https://www.instagram.com/p/Bn0w2amHwyL/

https://www.instagram.com/p/Bn0w8SdHGD7/?taken-by=fedeaikawa

Ginza, bajo una lluvia torrencial

Agotado y “jetlaggeado”, regresé al hotel para preparnos para el día 1 del Programa de Invitación que comenzaba bien temprano.

Día 1

En el desayuno pude conocer al resto de los nikkeis que habían llegado de Brasil. Allí estaban Tayná Horiguchi (de Belén), Carlos Oshiro (Manaos), Claudia Nakazato (Sao Paulo) y Mie Francine Chiba (Paraná).

En la recepción del hotel conocimos a dos personas que se convertirían en nuestros compañeros de viaje en Japón: Tomo-san y Kitano-san, nuestros intérpretes japonés-inglés que resolverían cualquier problema. También conocimos al resto de los becarios que habían llegado antes que nosotros: Narumi Akita Giménez (Paraguay), Daniel Yamanaka (Brasilia), Dali Yazawa (Venezuela), Yuri Fukushima (Bolivia) y Jessica Fernández Harada (México). Ocho brasileños, dos argentinos, un chileno, una venezolana, una paraguaya, una mexicana y una boliviana. Todos nikkeis latinoamericanos.

Los 15 nikkeis latinoamericanos que participamos del programa

Para evitar problemas de conversación, todos optamos, casi sin decirlo, por hablar en inglés. Fue la forma más fácil de poder charlar entre brasileños e hispanosparlantes, ya que gran parte del programa se iba a desarrollar en ese idioma, aunque cada tanto aprovechamos el encuentro para intercambiar algunas palabras en español y portugués entre nosotros.

La primera jornada en el MOFA tuvo el fin de introducirnos en el programa, contándonos detalles de lo que íbamos a hacer los siguientes días. Fue una bienvenida cálida por parte de los oficiales a cargo del Programa de Invitación de la Comunidad Nikkei, y también se establecieron quiénes serían los encargados (los senpai) que iban a hablar en determinados momentos del programa en nombre de todos. Es una costumbre muy japonesa de darle esa distinción a las personas de mayor edad, que suelen tener mucha más experiencia. Fue así como Yuka, Fernando, Carlos y Dali, se convirtieron en nuestros senpai en el día 1.

El Programa de Invitación de los Nikkeis fue mutando con los años. Hace unos años se trataba de un programa para menos personas, pero con muchos más días, pero luego optaron por un formato más masivo (e inclusivo) con menos días pero más personas. Su fin principal es la de establecer un puente entre Japón y los países Latinoamericanos, en donde se encuentran las mayores comunidades de japoneses en el exterior. Si hay algo que se destacó una y otra vez en el programa, es que Japón reconoce los esfuerzos que hicieron estas comunidades en sus respectivos países por mantener las tradiciones japonesas y ser en cierta forma, los embajadores de la imagen de Japón en el mundo. Gran parte de la imagen que tienen los países latinoamericanos sobre los japoneses, fue formada por estos nikkeis que trabajaron durante décadas (y a puro pulmón, puedo decir), para divulgar el idioma, danzas, dedicación al trabajo y los platos típicos. El principal objetivo de este programa es en cierta divulgar información detallada y de primera mano, a los nikkeis, para que puedan divulgarla de la mejor manera posible en sus comunidades.

La mayoría de los participantes brasileños tenían alguna vinculación con instituciones nikkeis, sobre todo los brasileños (Ono, Matsumoto, Nakazato), en donde se nota la fuerte presencia tanto del gobierno de Japón como de comunidades mucho más desarrolladas dentro del ámbito social y económico (hay 1.5 millones de nikkeis en Brasil), con vínculos muy estrechos desde el ámbito empresarial. Para muchos de los participantes el programa resultó ser la primera experiencia de viaje a Japón; otros regresaban después de 25 años (Oshiro); y para otros era la oportunidad de conocer más sobre la sociedad japonesa (Fukushima, Yazawa y yo)

https://www.instagram.com/p/Bn2pDpvHSth/

En el próximo post: La sociedad japonesa moderna

Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei: el comienzo

Si hay algo que debo reconocer de este viaje, es que no me lo esperaba. Estuve en Japón de luna de miel en enero pasado en donde aprovechamos con Verónica para recorrer muchas partes de Japón que no conocía (era mi tercer viaje tras 15 años y creo que siquiera hicimos el 3% de todo lo que hay para hacer). Sin embargo en julio apareció otra vez la convocatoria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón y la Embajada de Japón en la Argentina para formar parte del Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei. Se trata de una beca otorgada por el Gobierno de Japón a los descendientes (nikkeis) latinoamericanos como una forma de establecer un puente entre el país de nuestros ancestros.

Tras enviar un ensayo y participar de una entrevista en la Embajada de Japón en la Argentina, a fines de agosto y unos veinte días antes del inicio del Programa, llegó el anuncio por parte del gobierno sobre esta beca. ¡Japón, allá vamos!

La idea de este artículo es contar toda mi experiencia en Japón. Luego iré vinculando algunos posteos especiales para contar con más detalle lo que comento en el mismo.

En el viaje de ida tuve la oportunidad de charlar (fueron en total 28 horas desde Ezeiza a Narita) con Pablo Hamada, periodista de La Gaceta de Salta, sobre las expectativas que generaba este viaje.

Con Juan Pablo Hamada, rumbo a Tokio

En la escala en Houston, ya el aeropuerto George Bush te va poniendo a tono de lo que se viene: muchas decoración “Japan-style” y un mural espectacular lleno de “maneki neko”.

El “Japan-style” ya se siente desde el aeropuerto de Houston, EEUU

Tras trece horas de viaje adicionales desde Houston y cambiar de día una vez más, llegamos a Narita.

En el próximo post: Bienvenidos a Japón

Los “rojitos” de la línea B del subte volvieron a Japón

Llegaron a la ciudad de Buenos Aires hace más de 20 años, pero sus dueños originales decidieron que debían estar en un lugar mejor de Tokio. Y fue así como 3 vagones rojos de la línea Marunouchi que circularon hasta hace poco en la línea B del subte, desembarcaron en el puerto de Yokohama para formar parte de alguna colección del Museo Ferroviario que existe en Japón. Continuar leyendo “Los “rojitos” de la línea B del subte volvieron a Japón”

Ahora el pase ilimitado de trenes se puede comprar en Japón

Excelente noticia para los turistas que visiten Japón. Quizás no lo sepan, y de ahí el inconveniente, pero desde hace años existe un pase de tren de la compañía JR que permite viajar en forma ilimitada por algunos de sus ramales. Este pase significa un importante ahorro para aquellos que quieren recorrer muchos lugares, ya que es una tarifa plana pensada exclusivamente para los turistas, aunque con un problema: había que comprarlo antes de llegar a Japón.

Esto ya es historia. Con motivo de adaptarse y hacerse más amigable con los turistas olvidadizos, JR acaba de anunciar que el pase de tren se podrá adquirir estando en Japón, aunque claro, con pasaporte extranjero y un visado de turista a la isla.

https://www.youtube.com/watch?v=uPQiVy9fHk0

Según la empresa JR, en 2014 se vendieron 600 mil de estos pases que tienen una duración de 7, 14 o 21 días y que tienen un costo inicial desde 38 mil yenes (340 dólares). Los únicos trenes que están excluídos de este pase son los Shinkansen Nozomi y Mizuho.

Según cuenta el diario The Japan Times, la medida está pensada exclusivamente para duplicar la cantidad de turistas anuales que recibe el país a 40 millones en 2020.

Al momento de redactar esta nota, el sitio de Japan Rail Pass sigue diciendo que es necesario adquirir el pase fuera de Japón. Habrá que esperar a que se actualice la información.

Japón estrena un nuevo “tren bala”

Las islas niponas de Hokkaido (al norte) y Honshu (la principal) ya tienen una conexión física de alta velocidad. Esta semana se inauguró el tren bala (Shinkansen) que recorre Tokio (en la isla Honshu) hasta Shin-Hakodate-Hokuto (Hokkaido) en 4:02 horas. El recorrido total de este trayecto es de 862,5 km.

Esta obra de ingeniería estaba proyectada ya en la década de los 70, pero sufrió diferentes postergaciones presupuestarias que obligaron a que recién en 2016 se pudiera completar e inaugurar. Aún así, resta un largo recorrido de más de 170 km para que la línea pueda llegar hasta la ciudad de Sapporo, la principal de Hokkaido. Según los planes, esta obra recién se podría finalizar en el 2030. Hokkaido es conocida por sus veranos frescos y sus inviernos extremadamente fríos.

mapa shinkansen hokkaido

Los trenes Hayabusa tardan dos horas y 59 minutos en cubrir el trayecto de 713,3 kilómetros entre Tokio y Shin-Aomori, donde se efectúa una parada de dos minutos para cambiar los maquinistas. Los 148,8 kilómetros restantes hasta Shin-Hakodate-Hokuto se cubren en una hora y un minuto. Los trenes están compuestos por diez coches y tienen una longitud total de 253 metros, con capacidad para 731 pasajeros sentados

El nuevo tramo está compuesto de un 26 % sobre un viaducto, un 9 % sobre puentes y el 65 % en túneles. La velocidad máxima de la línea es 260 km/h, y de hasta 140 km/h en los túneles.

La inversión total fue de 4700 millones de dólares.

Dejo un par de videos a continuación relacionados a este nuevo tren.

El comercial de JR

https://www.youtube.com/watch?v=4Ex5Ey3eCpU

Suntory hizo un comercial de café Boss con Tommy Lee Jones (figura de la marca desde hace años)

https://www.youtube.com/watch?v=f78fvddOiKk

La inauguración en donde se comprueba que tarda 4:02 hs exactas

https://www.youtube.com/watch?v=bojeSBdNGgQ

Nuevo tren bala une Tokio con Kanazawa

Me dio mucha alegría enterarme que desde esta semana hay un nuevo tren bala (Shinkansen) en Japón. Pero la alegría fue doble, pues este tren une a una ciudad que conocí por cuestiones personales, como es Kanazawa, la capital de la prefectura de Ishikawa, y que estuve cuando viajé en 2000 y 2003.

Hokuriku Shinkansen se logró gracias a una prolongación de 228 km de la línea que iba hasta Nagano, y esperan desde la compañía JR transportar a 23 mil personas por día. Los billetes del primer viaje se agotaron en 25 segundos, y demanda casi 2.30 hs en completar el recorrido.

https://www.youtube.com/watch?v=tZ1c6YMEJOs

Con esta inauguración se espera atraer a mucha gente que tenía que viajar hasta el aeropuerto de Haneda (Tokyo) para llegar hasta Komatsu (a varios km de Kanazawa) y después debían tomar un tren. Bueno, ahora ya pueden ir directo.

https://www.youtube.com/watch?v=PAiDHWaOumg

Datos técnicos del tren

Velocidad operativa: 260 km/h

Recorrido

Hokuriku_Shinkansen_map

Trenes nipones en el subte de Buenos Aires

 

Hubo una época en la que fueron libres. Corrían por las vías lejos de la oscuridad de los túneles. Sí, porque los trenes que usamos actualmente en el subte B de Buenos Aires, alguna vez, allá en el tiempo, transportaron a millones de japoneses en sus asientos. El rojo tan característicos de estas formaciones, viene ya de la época en la que se llamaba Línea Marunouchi, la segunda línea de trenes que tuvo Tokio, y la primera que se hizo después de terminar la II Guerra Mundial. Fue un símbolo en su momento de la reconstrucción de Japón. Continuar leyendo “Trenes nipones en el subte de Buenos Aires”

El nuevo Estadio Nacional de Tokio

El diseño presentado por el estudio de la arquitecta angloiraquí Zaha Hadid fue el elegido para reemplazar al viejo Estadio Nacional de Tokio que data de los JJOO que se realizaron en 1964.

Con un diseño que recuerda a la forma del casco de un ciclista, el nuevo predio permitirá albergar a más de 80 mil personas sentadas. Se espera que esté listo para 2018 y que sea una de las sedes del Mundial de Rugby que se realizará en tierras niponas en 2019. También sería la sede principal de los JJOO 2020 si es finalmente elegida en la reunión del Comité Olímpico Internacional que se realizará en Buenos Aires el año próximo.

El costo de esta megaobra será de más de 1.3 mil millones de dólares.

Continuar leyendo “El nuevo Estadio Nacional de Tokio”

¿Qué le dijo Bill Murray a Scarlett en Perdidos en Tokio?

Uno de mis films favoritos, pero sin dudas, algo incomprendido. Cuando vi el film, hacía poco más de 8 meses que había regresado de Japón, y me encantó poder ver otra vez esos lugares que yo transité.

Ahora, gracias a la tecnología, se pudo revelar que es lo que le dice Bill Murray a Scarlett Johansson en la última escena del film. Sophia Coppola, quiso que quedara como una libre interpretación del público, pero de todas maneras, no es un secreto abrumador. Si no vió el film, no mire el final de la película 😀