Japón Hoy: a un año de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Empezó la cuenta regresiva para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Gracias a los amigos de Japón Hoy, estuve contando algunas particularidades sobre este gran evento deportivo que se realizará en la capital japonesa entre el 24 de julio al 9 de agosto de 2020. ¿Cómo se hicieron las medallas? ¿Cómo es la antorcha olímpica? Todo esto y mucho más.

Japón Hoy

Revisión: Moto G7 Plus

Motorola sabe que tiene un público fiel que sigue apostando a teléfonos con prestaciones medias. No todos necesitan un teléfono de altísima gama, sino algo más acorde a las prestaciones cotidianas como llamadas, fotos, navegas por internet, escuchar música y ver videos. Y es ahí donde la gama Moto G (que ya va por su séptima generación) logró posicionarse durante todos estos años. Bueno, bonito y barato.

El Moto G7 Plus es el nuevo tope de gama dentro de este gama media-alta. Si bien parece un trabalenguas, esto es así desde que Motorola empezó a diversificar la gama, con nuevos dispositivos que complementan a la serie G. En esta edición, hay tres modelos adicionales: el G7 (a secas), el Power y el Play. De esta forma, la gama ofrece distintas prestaciones con el mismo (o casi igual) envase de la serie G7.

Diseño

 

El Moto G7 Play viene en dos colores en el mercado argentino. Un rojo llamado VIVA RED (es el modelo que usé) y otro azul llamado DEEP INDIGO. Se trata de dos colores exclusivos de esta versión del G7. Sus 6,2 pulgadas se los sienten grandes en la mano y en los bolsillo. Si bien el Moto G7 Play tiene una pantalla casi sin bordes (existe una parte con el “notch” o ceja frontal donde está la cámara para selfies), Motorola debería repensar un poco si es el tamaño ideal. Hay varios teléfonos de la competencias que son mucho más pequeños y que poseen pantallas algo menores.

De todas formas, se nota que han hecho un gran trabajo en las terminaciones, y luce muy bien al tacto. El Moto G7 Plus mantiene el conector de 3,5″ para los auriculares, carga por puerto USB-C y tiene conexión NFC. La cámara con doble sensor hace que se levante una pequeña protuberancia circular, que queda muy bien disimulada cuando se utiliza la funda (incluida dentro de la caja). En el logo de la M de Motorola de la parte de atrás, se esconde el lector de huellas dactilares, en un lugar fácil de acceder con los dedos índice cuando lo sostenemos con una mano. Su funcionamiento es más que adecuado.

Prestaciones

El Moto G7 Plus tiene un procesador Snapdragon 636 Octacore de 1.8 ghz, con 4 GB de RAM y 64 gb de almacenamiento expandibles con memoria microSD. Como se puede ver, el desempeño del teléfono debería ser óptimo en varias de las situaciones de uso cotidiano, y realmente es así. Navegar o ver un video y usar mensajeros, es de lo más fácil con este hardware presentes. La pantalla tiene una resolución de 1080×2270 pixeles, que ofrece una imagen nítida y buenos colores, aún cuando no se trata de una pantalla OLED. Cuando vemos videos a pantalla completa, el celular usa un “truco” para que no nos demos cuenta de la presencia del notch de la cámara frontal: achica el video dejando dos márgenes. De todas formas se puede hacer un zoom-in para llenar toda la pantalla y apreciar los videos a pantalla plena (con una muesca molesta de la cámara, claro)

El celular ofrece algo que muchos fabricantes parecen haber dejado de lado: radio FM. Se trata de algo que siempre seguiré destacando de estos equipos que cuentan con una configuración Android Puro. En este caso, la versión 9.0, Pie. Eso sí, existen algunas pequeñas aplicaciones de Motorola que le suman un plus a este modelo y que varios ya lo aceptan como un estándar: movimientos de muñeca para activar la cámara o la linterna.

Cámara

La cámara doble principal (de 16 mp y 5 mp) ofrece buenas imágenes y la posibilidad de hacer el efecto “bokeh” de las reflex en las fotos retrato. Aunque se nota que lo logra gracias a un efecto por software, lo que genera que algunos contornos no resulten tan nítidos como uno espera. Aún así, en general toma buenas fotografías, además de contar video con estabilización óptica. De todas formas, y a pesar de contar con una cámara de 1.7f, las fotografías en lugares con poca luz no son su principal fuerte. Motorola aún no logró un desempeño óptimo en este punto desde hace años.

Conclusiones

El Moto G7 Plus se consigue en el mercado argentino en un precio aproximado de 15 mil pesos (existen algunas promociones que lo ofrecen por menos) se trata de un buen teléfono con buenas prestaciones que sigue dando batalla en el sector de las tres B (bueno, bonito y barato), aunque poco otros rivales ofrecen algún modelo para competirle. Sin dudas lo que estaría faltando mejorar es quizás el tamaño. Para muchas personas con manos pequeñas, el Moto G7 Plus termina siendo algo grande.

Videorevisión del Moto G7 Plus

Ficha técnica

MOTO G7 PLUS
PANTALLA 6,2 pulgadas IPS (19:9)
Resolución 2.270 x 1.080 píxeles
DIMENSIONES Y PESO 157 x 75,3 x 8,3 mm
176 gramos
PROCESADOR Snapdragon 636
GRÁFICA Adreno 509
RAM 4 GB
ALMACENAMIENTO 64 GB (ampliables hasta 512 GB por microSD)
CÁMARA TRASERA Dual de 16 megapíxeles (f/1.7) con OIS + 5 megapíxeles
CÁMARA FRONTAL 12 megapíxeles
BATERÍA 3.000 mAh + carga rápida TurboPower
SOFTWARE Android 9 Pie
CONECTIVIDAD Wi-Fi ac, dual-band, Bluetooth 5.0, GLONASS, GPS
OTROS Radio FM, lector de huellas, NFC, USB-C
PRECIO Desde 12999 pesos (en mayo 2019)

Cómo funciona el nuevo sistema de Ecobicis de Buenos Aires

Circular en bicicleta en Buenos Aires no es fácil. El tránsito porteño y las grandes distancias, hacen que usar este medio de transporte sea casi un desafío permanente. Pero en los últimos años cada vez más personas se animan a las “dos ruedas” para hacer sus tareas cotidianas como ir al trabajo o pasear los fines de semana. Y en una ciudad donde la gran mayoría vive en departamentos, el sistema de Ecobicis es una solución para aquellos que elijan no tener que destinar algunos metros cuadrados de los mínimos hogares.

El sistema original de bicicletas amarillas (que eran bicicletas de paseo reacondicionadas para este fin), ahora evolucionó a unas nuevas de color naranja más pensadas para este fin. Las mejoras son notorias: tienen tres velocidades, un diseño antivandálico, luces led traseras y delanteras y mejores asientos regulables. La nueva concesión viene de la mano del banco brasileño Itaú y de Mastercard, junto con “TEMBICI” en la administración del sistema de bicicletas compartidas. El mismo es similar al que ya existe en Río de Janeiro y otras ciudades de Brasil. Pero a diferencia de Brasil, acá el sistema sigue siendo gratuito, algo que puede sonar muy bien para los oídos de los usuarios, pero que es malísimo en el día a día.

En Brasil, el costo promedio por viaje es de 5 reales por día de uso, aunque hay un plan anual que cuesta 160 reales (1600 pesos).

Cuando creo que el sistema debería ser pago (como en cualquier gran ciudad del mundo y en ciudades como Rosario), es porque suceden dos cosas actualmente con el sistema: poca disponibilidad de bicicletas y falta de mantenimiento. Actualmente hay un flujo a la mañana desde los barrios hacia el centro, y viceversa por las tardes. Esto hace que si uno quiere buscar una bicicleta a las 10 de la mañana en un barrio, no encuentre nada. Aún falta alguien, vía camioneta, se encargue de volver a distribuir esas bicicletas a los barrios.

Lo otro es que la reparación de algunas bicicletas lleva mucho tiempo, haciendo que menos personas puedan acceder a las mismas.

Soy de los que piensan que el simple hecho de que sea gratuito nos haga pensar que está bien que sea mediocre. “Total es gratis”. Otros me dirán: “Pago bastante de impuestos”. Pero el sistema es gratuito para todos: para los porteños, para los turistas, para los que viven en Rosario (que allá pagan) y que visitan Buenos Aires. Con todo este público no te  van a alcanzar nunca las 4000 bicicletas y 400 estaciones que piensan instalar durante este año.

Cómo es el proceso de inscripción

El proceso de inscripción en la web permite hacerlo de forma gratuita adjuntando una factura que acredite el domicilio. Pero si lo hacen directamente desde la app de Ecobici, pueden asociar su cuenta a una tarjeta de crédito, simplificando un poco todo este proceso.

Los tiempos de uso siguen siendo los mismos: 60 minutos de lunes a viernes, 120 minutos lo fines de semana y feriados. Quizás la nueva app no sea la mejor (es una adaptación de la versión brasileña), aunque cumple su cometido: sacar la bicicleta de la estación.

Queda mucho por mejorar en el sistema, pero es quizás el paso más importante que ha dado en los últimos años. Esperemos que se cumpla pronto con la distribución de las nuevas estaciones, sobre todo en los barrios porteños.

Enlace: BAEcobici

Karoshi: morir por exceso de trabajo en Japón

Este año es muy particular para la vida de los japoneses. Tras casi 200 años, un emperador abdicará por primera vez en favor de su hijo, el príncipe heredero Naruhito. Desde el 1 de mayo será el inicio de la era Reiwa, un momento histórico que se celebrará en todo el país. Pero también, según datos del diario Asahi, es un dolor de cabeza para cientos de miles de japoneses. Y es que debido a esta asunción, habrá una Golden Week (semana de feriados a fines de abril y principios de mayo) extra large, en donde muchos no saben muy bien qué hacer, en parte por los altos precios de los hoteles y de las reservas de pasajes. ¿Y el ocio?

Esta semana, invitado por el programa Japón Hoy, hablé un poco de esto que me sirvió de disparador para hablar sobre el fenómeno de los karoshi, las personas que mueren por exceso de trabajo, el lado oscuro de una sociedad que se destaca por su gran dedicación y empeño por hacer las cosas bien.

Este fenómeno no es nuevo y desde hace un tiempo, el gobierno de Japón está tomando medidas para evitar este tipo de muertes, sumado a que existe una gran preocupación por la baja tasa de natalidad y por una necesidad de aumentar el consumo interno, para lo cual hace falta más tiempo de ocio.

 

Junto a Yukari Kishimoto y Taku Hosokawa (Ryukyu Koku Matsuri Daiko) y Mimi Nohara (Yoshi Yoshi). Conducción: Ricardo Hokama y Erica Mariani

Japón Hoy se puede escuchar todos los miércoles de 16 a 17 hs por Radio Led.

Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei: Japón a través de cortometrajes

Una de las jornadas del Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei estuvo dedicada a una proyección de diferentes cortometrajes que reflejan en cierta forma a la sociedad japonesa moderna. De las temáticas más variadas, estos cortometrajes nos permitieron conocer costumbres que hasta para los propios japoneses es desconocida, como el lavado de huesos de los muertos, una práctica que se realiza en una pequeñísima isla de Okinawa.

 

https://www.youtube.com/watch?v=2O2H4KExCC8

El Short Shorts Film Festival & Asia, es un festival de cine creado en 1999 en Harajuku (Tokio) y que tuvo en su debut la proyección de seis cortos de George Lucas durante su etapa de estudiante. La charla estuvo presentada por Shoko Takegasa, una de las curadoras del evento.

Los participantes del programa junto a Shoko Takegasa (centro) una de las curadoras del evento de cortos

Motorola One: llega Android One a la Argentina

Motorola sumó un nuevo smartphone a la amplia oferta que tiene en la Argentina. El Motorola One se trata del primer modelo que está dentro de la plataforma conocida como Android One, que busca ofrecer una experiencia más pura de Android a todos los usuarios, con un buen rendimiento y prestaciones.

El Motorola One se suma a la tendencia de muchas compañías que usan el “notch” como el iPhone X para colocar los sensores y la cámara frontal, y ofrecer una pantalla casi sin bordes. Y digo casi porque en el Motorola One si bien es cierto que en la parte superior la pantalla llega casi hasta el borde, en la parte inferior se ve algo más abultada.

Motorola One llega a la Argentina con un precio de 19999 pesos

El Motorola One será uno de los primeros dispositivos en actualizar a la versión 9 de Android (Pie) prometida para este mismo año en nuestro país, con lo cual muchas de las funciones reales que puede ofrecer el teléfono aún no están disponibles. Un buen ejemplo es que la interacción con el teléfono ya no se realizará a través de los botones de “Home, Retroceder y listado de aplicaciones”, sino con gestos como en el iOS.

Para ver fotos o videos, el Motorola One opta por oscurecer los costados del notch

El Motorola One tiene un tamaño ideal para la mano y al menos en el breve contacto con la prensa se lo notó con un buen desempeño general, gracias a su octacore de 2.0 ghz y sus 4 gb de RAM.

Sin embargo al ser un procesador Snapdragon 625, el teléfono entraría dentro de los teléfonos de gama media-alta. El Motorola One se suma a la tendencia de muchos teléfonos y ofrece una doble cámara para obtener mejores fotos y realizar un doble enfoque.

Las ventajas de la plataforma Android One no van sólo por el software integrado (Google Fotos es la app de fotos por defecto y Google Lens en la cámara). Sino que lo principal es la garantía de contar con dos actualizaciones de Android (9 y 10) y tres años de actualizaciones mensuales de seguridad del dispositivo.

 

El Motorola One llega a la Argentina con un precio inicial de 19999 pesos, en 12 cuotas sin interés.

MOTOROLA ONE
PANTALLA 5.86 PULGADAS
Gorilla Glass 3
Resolución: 720 X 1440 pixeles HD+, 275PPI (720 X 1520 INCLUYENDO NOTCH)
PROCESADOR Snapdragon 625 de 2 ghz
GPU Adreno 506
RAM 4 GB
MEMORIA 64 GB + MicroSD (256GB)
CÁMARA TRASERA 13 megapíxeles f/2.0
2 megapíxeles f/2.4
Flash LED
CÁMARA FRONTAL 8 megapíxeles f/2.2
SOFTWARE Android 8.1 Oreo
Android One
CONECTIVIDAD 4G, WiFi ac, Bluetooth 4.2, NFC, USB-C, radio FM
BATERÍA 3.000 mAh
Carga rápida TurboPower de 18W
DIMENSIONES Y PESO 150 x 72 x 7,97 milímetros
162 gramos
OTROS NANOSIM

Disponible en Blanco y Negro

Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei: Diplomacia pública y relaciones chino-japonesas

Dos de las exposiciones más importantes de las primeras jornadas del Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei, estuvieron dedicadas a conocer más sobre las relaciones de Japón con China y a la diplomacia pública.

Por el lado de China, existe una histórica relación entre estos dos países que se vio más comprometida durante los períodos de ocupación y hasta la II Guerra Mundial. Esto generó un distanciamiento que se logró restablecer recién a mediados de los 70. Si bien esta relación tiene sus altibajos, Japón siempre opta por estar abiertos al diálogo con sus contrapartes chinas. Todo esto siempre hablando en la parte política, ya que son muchas las inversiones por parte de empresas privadas en China.

En números puros, actualmente hay unos 6.3 millones de chinos que visitan Japón cada año, contra los 2.5 millones de japoneses que hacen lo propio en China. Sin embargo se espera que estos números sigan creciendo con el transcurso de los años. Se calcula que 20 mil chinos llegan a Japón… ¡por día! Esto se logra gracias a los 1143 vuelos comerciales que existen entre estos dos países por semana.

En el área comercial, China es el principal socio comercial de Japón, mientras que Japón es el segundo más importante de China después de EEUU. Esto demuestra en gran parte la importancia del vínculo entre estos dos países más allá de cualquier situación política.

Pero durante la gestión de Shinzo Abe, esta relación mejoró y en mayo de este año se produjo la primera visita de un primer ministro chino en ocho años. Buena parte de las discusiones están referidas, además de las áreas comerciales, a lo que sucede con Corea del Norte, un vecino que preocupa a todos.

El principal conflicto que existe actualmente entre Japón y China está relacionado a las islas Senkaku, un pequeño archipiélago de cinco islas deshabitadas que en los últimos años empezaron a recibir múltiples visitas de barcos chinos, en lo que se considera una intrusión de aguas territoriales. Desde septiembre 2012 hasta la fecha, se cuentan más de 221 intrusiones de barcos chinos en esta zona, que China reconoce como propia. China por su parte continua el desarrollo de distintas actividades de exploración petrolera en los límites de la zona del mar que Japón considera propia.

Diplomacia pública

Exposición brindada por el MOFA sobre Diplomacia Pública japonesa

La otra cara de esta moneda es la diplomacia pública que lleva adelante el gobierno de Japón para comunicar hacia el mundo sus distintas actividades. En general, los distintos países del mundo consideran a Japón como un país amistoso y cooperativo, según encuestas realizadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón (MOFA) en EEUU, Reino Unido, Alemania, España, Francia y Polonia; países del sudeste asiático y África.

Gran parte de lo que más se destaca de Japón es su actitud pacifista tras la II Guerra Mundial, algo que el Estado japonés usa como tarjeta de presentación hacia el mundo.

https://www.instagram.com/p/Bn5Hst0nOf5/?taken-by=fedeaikawa

Japón tiene actualmente tres pilares en su comunicación pública hacia el mundo: divulgación de iniciativas japonesas, apoyo por parte de Japón a distintas naciones y  compartir la variedad de atracciones que existen.

Actualmente hay varios eventos que Japón tiene como altas prioridades a la hora de desarrollar actividades: G20 en 2019, Mundial de Rugby (2019) y Juegos Olímpicos de Tokio (2020). En los próximos años se va a hablar mucho de Japón y es por eso que el gobierno realiza diversas actividades alrededor del mundo para que más personas puedan conocer datos sobre este país.

Una palabra que me gustó fue la de desarrollar “nuevos fans” de Japón en el mundo. Se trata de una de las principales actividades para promocionar el turismo, que en los últimos años se convirtió en uno de los destinos favoritos de todo el mundo y en donde hay un trabajo mancomunado de distintos sectores que mantienen funciones en el exterior (embajadas, Japan Foundation, JICA, JETRO, y empresas privadas) para promocionar Japón. Japón espera llegar a 60 millones de turistas en 2030.

Un pilar fundamental para la difusión de Japón en el mundo siguen siendo los estudiantes de japonés, en donde se siguen haciendo esfuerzos para el intercambio de docentes a distintas regiones, y en la realización de los exámenes internacionales (JLPT).

En los últimos años se han desarrollado verdadera “embajadas culturales” conocidas como Japan House, que buscan sintetizar gran parte de la diplomacia japonesa en el exterior. Existen tres hasta el momento en el mundo (Los Angeles, Londres y Sao Paulo), en donde se realizan actividades culturales, hay galerías de arte, bibliotecas multimedia, tiendas de objetos japoneses y restaurantes.

Japan House Sao Paulo

Se trata de una iniciativa privada, pero en donde todos los sectores de la comunidad japonesa en el exterior participan activamente para satisfacer al público local sobre cualquier inquietud que tenga sobre Japón en el exterior.

La Japan House de Sao Paulo se encuentra en sobre la Av. Paulista, un lugar clave que le permitió alcanzar el millón de visitantes en un año de funcionamiento (datos septiembre 2018) y por su diseño y arquitectura, se convirtió en un verdadero ícono de esa ciudad.

https://twitter.com/EmbFukushima/status/1053303752101429249

Y como no podía ser de otra forma, el MOFA también demostró sus esfuerzos para sumarse a las redes sociales en los últimos años, y es por eso que no sólo cuenta con participación en las redes como Twitter, Facebook e Instagram, sino que estableció que las misiones en el exterior también debían hacer sus aportes. Hasta el momento hay más de 276 cuentas en redes sociales que son operadas por 181 embajadas en el exterior (desde las que conocemos todos hasta Weibo (China) y VK (Rusia)), totalizando más de 5 millones de seguidores en todo el mundo. Esta cifra sigue creciendo año a año.

Otro aporte que hace la diplomacia pública japonesa es a través de la producción de videos sobre distintas temáticas que se distribuyen por YouTube, en múltiples idiomas entre los que se incluye el español.

https://www.youtube.com/watch?v=cRivsogN3fQ

En el próximo post: Japón a través de cortometrajes

Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei: la sociedad japonesa moderna

Una de las charlas más interesantes del día estuvo a cargo del periodista Mikio Ikuma sobre la sociedad japonesa moderna. A continuación, algunas de las ideas principales que expuso el Sr. Ikuma sobre lo que sucede en Japón.

En la charla se destacaron algunas de las cualidades presentes en la sociedad japonesa y que en gran parte llegaron hasta los nikkeis de Latinoamérica gracias a que son valores que se transmiten de generación en generación. La sociedad japonesa reconoce la ética del trabajo, el sentido de comunidad y el sistema social existente, con un gran apoyo en la educación como nivelador de toda la población.

Gran parte de estas cualidades se puede decir que se extraen del Bushido o el espíritu del samurái, como: integridad, respecto, coraje, honor, compasión, sinceridad y deber. Estas cualidades llegaron a nuestros días gracias a enseñanzas de padres a hijos por generaciones, y se puede decir que permanecen como base de la sociedad.

Los empleos, por ejemplo, están basados en la creencia de que son para toda la vida, con una estructura basada en la promoción y pago igualitario (para los hombres). Esto también implica algunas formas de trabajo muy particulares dentro de esta estructura como la “nominication” (飲みニケーション) o comunicación con bebidas dentro del grupo de trabajo (nomi=beber)

Los japoneses figuran entre los países desarrollados que más horas trabajan por día

Según datos presentados por Ikuma, en la década de los 80 los japoneses trabajaban un promedio de 2162 hs anuales, a diferencia de las 1893 de los trabajadores estadounidenses y las 1719 hs de los alemanes, demostrando la devoción que existe por las compañías.

Las escuelas japonesas cuentan con un sistema que proviene de la época de los samurái, denomidado “terakoya” en donde la matemática y la lectura como regla para todos.

Las industrias japonesas siguen lo que se conoce como método kaizen o permanente mejora y en general se destacan por su amor por la manufactura.

Gráfico: searcherp.techtarget.com

Todo este sistema laboral, en gran parte se puede aplicar exclusivamente a los hombres, ya que existe una fuerza laboral mucho menor entre las mujeres. Se estima que entre el 40 al 50% de las mujeres trabaja en Japón y que la diferencia de los salarios es de un 25% menor para las mujeres (sin hijos).

Existen pocas mujeres en los altos cargos de management de las empresas (10%) y sólo el 13% de las mujeres participan en la política japonesa. Esta disparidad genera muchos inconvenientes en el Japón actual, en donde uno de cada cuatro hombres no se casará nunca en su vida, cuando hace tan solo 50 años, sólo el 1% de los hombres no estaba casado.

El nuevo gabinete de Shinzo Abe tiene una sola mujer

Si bien el gobierno está haciendo sus esfuerzos para buscar igualar los derechos de las mujeres, que históricamente estuvieron vinculadas a la crianza de los hijos, mientras que los hombres se dedicaban exclusivamente a trabajar, Japón no es un país de cambios radicales. Los líderes políticos no se caracterizan por hacer cambios rápidos y el sistema burocrático es el que manda.

El síndrome de Galápagos que existe en la sociedad japonesa se puede decir que existe porque hay un gran mercado interno, no ven al mundo como un solo mercado y porque se perdió una de las virtudes de la industria japonesa (ganó la rentabilidad ante la integridad).

Los teléfonos “con tapita” son muy populares en Japón

Existe actualmente una gran cantidad de crímenes corporativos por las empresas japonesas que se sienten forzadas de lograr mejores ganancias a costa de malos productos. En general, estos ejecutivos no buscan ganar dinero para sí mismos. Estos problemas nacen en parte por la falta de verdaderos líderes en las corporaciones.

Y esto desencadena otro de los problemas japoneses: la falta de start-ups. Hoy Japón es un país que necesita hoy más que nunca más Googles o Apples que demuestren lo que es la innovación.

El idioma es una de las grandes barreras a la hora de acceder de un mercado global: el 80% de los japoneses no se siente cómodo hablando en inglés.

En el próximo post: Diplomacia y relaciones chino-japonesas

Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei: ¡Bienvenidos a Japón!

Una de las imágenes más increíbles que hay para cualquier persona que llega a Japón tras un largo viaje (salvo que vivas en Asia, Japón está lejos para gran parte del mundo), es cómo ya el aeropuerto trata a los visitantes. Lo primero que aparece es un cartel gigante, antes del sector de migraciones que dice “Okaerinasai” (está en hiragana) y que significa “Bienvenido a casa”. Siempre me pareció mucho más amable que un simple “Welcome”.

Okaerinasai o “Bienvenido a casa”

Tras pasar migraciones, un chofer del MOFA (Ministry of Foreign Affairs of Japan), nos estaba esperando con los clásicos carteles con nombres y vimos un poco del protocolo japonés: tenía una planilla con nuestro nombre y FOTO para poder identificarnos rápidamente. En el mismo vuelo que nosotros, venían tres nikkeis de Brasil que habían salido desde Sao Paulo: Fernando Matsumoto, Yuka Ono y Laís Higashi. En otro vuelo, pero que llegó casi al mismo tiempo que nosotros, llegó Akira Lido Manaka, el representante de Chile.

En Narita aproveché para adquirir un chip de datos que fue clave para muchas cosas del viaje. Costó 6500 yenes y eran datos ilimitados por 14 días, más que suficientes para mi estadía. En el aeropuerto no funcionaba bien el 4G, pero cuando salimos empezó a funcionar mucho mejor.

https://www.instagram.com/p/Bn0Y3yeHg6K/?taken-by=fedeaikawa

Detalle típico de los choferes en Japón: usan guantes blancos
Con Fernando Matsumoto, Juan Pablo Hamada, Laís Higashi, Akira Lido Manaka y Yuka Ono, esperando para partir rumbo al hotel.

Ubicados ya en el hotel en la zona de Yotsuya (no conocía este barrio, me pareció muy bien ubicada para aquellos que quieran viajar a Tokyo), aproveché la noche libre (y tratar de no dormir temprano para ir ajustando el reloj biológico), tomé la tarjeta SUICA que me dio papá (y que usaba él cuando se fue de Japón en 2009) y me fui hasta la zona de Ginza con una lluvia torrencial.

https://www.instagram.com/p/Bn0w2amHwyL/

https://www.instagram.com/p/Bn0w8SdHGD7/?taken-by=fedeaikawa

Ginza, bajo una lluvia torrencial

Agotado y “jetlaggeado”, regresé al hotel para preparnos para el día 1 del Programa de Invitación que comenzaba bien temprano.

Día 1

En el desayuno pude conocer al resto de los nikkeis que habían llegado de Brasil. Allí estaban Tayná Horiguchi (de Belén), Carlos Oshiro (Manaos), Claudia Nakazato (Sao Paulo) y Mie Francine Chiba (Paraná).

En la recepción del hotel conocimos a dos personas que se convertirían en nuestros compañeros de viaje en Japón: Tomo-san y Kitano-san, nuestros intérpretes japonés-inglés que resolverían cualquier problema. También conocimos al resto de los becarios que habían llegado antes que nosotros: Narumi Akita Giménez (Paraguay), Daniel Yamanaka (Brasilia), Dali Yazawa (Venezuela), Yuri Fukushima (Bolivia) y Jessica Fernández Harada (México). Ocho brasileños, dos argentinos, un chileno, una venezolana, una paraguaya, una mexicana y una boliviana. Todos nikkeis latinoamericanos.

Los 15 nikkeis latinoamericanos que participamos del programa

Para evitar problemas de conversación, todos optamos, casi sin decirlo, por hablar en inglés. Fue la forma más fácil de poder charlar entre brasileños e hispanosparlantes, ya que gran parte del programa se iba a desarrollar en ese idioma, aunque cada tanto aprovechamos el encuentro para intercambiar algunas palabras en español y portugués entre nosotros.

La primera jornada en el MOFA tuvo el fin de introducirnos en el programa, contándonos detalles de lo que íbamos a hacer los siguientes días. Fue una bienvenida cálida por parte de los oficiales a cargo del Programa de Invitación de la Comunidad Nikkei, y también se establecieron quiénes serían los encargados (los senpai) que iban a hablar en determinados momentos del programa en nombre de todos. Es una costumbre muy japonesa de darle esa distinción a las personas de mayor edad, que suelen tener mucha más experiencia. Fue así como Yuka, Fernando, Carlos y Dali, se convirtieron en nuestros senpai en el día 1.

El Programa de Invitación de los Nikkeis fue mutando con los años. Hace unos años se trataba de un programa para menos personas, pero con muchos más días, pero luego optaron por un formato más masivo (e inclusivo) con menos días pero más personas. Su fin principal es la de establecer un puente entre Japón y los países Latinoamericanos, en donde se encuentran las mayores comunidades de japoneses en el exterior. Si hay algo que se destacó una y otra vez en el programa, es que Japón reconoce los esfuerzos que hicieron estas comunidades en sus respectivos países por mantener las tradiciones japonesas y ser en cierta forma, los embajadores de la imagen de Japón en el mundo. Gran parte de la imagen que tienen los países latinoamericanos sobre los japoneses, fue formada por estos nikkeis que trabajaron durante décadas (y a puro pulmón, puedo decir), para divulgar el idioma, danzas, dedicación al trabajo y los platos típicos. El principal objetivo de este programa es en cierta divulgar información detallada y de primera mano, a los nikkeis, para que puedan divulgarla de la mejor manera posible en sus comunidades.

La mayoría de los participantes brasileños tenían alguna vinculación con instituciones nikkeis, sobre todo los brasileños (Ono, Matsumoto, Nakazato), en donde se nota la fuerte presencia tanto del gobierno de Japón como de comunidades mucho más desarrolladas dentro del ámbito social y económico (hay 1.5 millones de nikkeis en Brasil), con vínculos muy estrechos desde el ámbito empresarial. Para muchos de los participantes el programa resultó ser la primera experiencia de viaje a Japón; otros regresaban después de 25 años (Oshiro); y para otros era la oportunidad de conocer más sobre la sociedad japonesa (Fukushima, Yazawa y yo)

https://www.instagram.com/p/Bn2pDpvHSth/

En el próximo post: La sociedad japonesa moderna

Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei: el comienzo

Si hay algo que debo reconocer de este viaje, es que no me lo esperaba. Estuve en Japón de luna de miel en enero pasado en donde aprovechamos con Verónica para recorrer muchas partes de Japón que no conocía (era mi tercer viaje tras 15 años y creo que siquiera hicimos el 3% de todo lo que hay para hacer). Sin embargo en julio apareció otra vez la convocatoria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón y la Embajada de Japón en la Argentina para formar parte del Programa de Invitación a la Comunidad Nikkei. Se trata de una beca otorgada por el Gobierno de Japón a los descendientes (nikkeis) latinoamericanos como una forma de establecer un puente entre el país de nuestros ancestros.

Tras enviar un ensayo y participar de una entrevista en la Embajada de Japón en la Argentina, a fines de agosto y unos veinte días antes del inicio del Programa, llegó el anuncio por parte del gobierno sobre esta beca. ¡Japón, allá vamos!

La idea de este artículo es contar toda mi experiencia en Japón. Luego iré vinculando algunos posteos especiales para contar con más detalle lo que comento en el mismo.

En el viaje de ida tuve la oportunidad de charlar (fueron en total 28 horas desde Ezeiza a Narita) con Pablo Hamada, periodista de La Gaceta de Salta, sobre las expectativas que generaba este viaje.

Con Juan Pablo Hamada, rumbo a Tokio

En la escala en Houston, ya el aeropuerto George Bush te va poniendo a tono de lo que se viene: muchas decoración “Japan-style” y un mural espectacular lleno de “maneki neko”.

El “Japan-style” ya se siente desde el aeropuerto de Houston, EEUU

Tras trece horas de viaje adicionales desde Houston y cambiar de día una vez más, llegamos a Narita.

En el próximo post: Bienvenidos a Japón