mi primer mandado netflix

«Mi primer mandado», la serie que muestra cómo los niños japoneses hacen compras sin la ayuda de adultos

El programa-reality show «Mi primer mandado» se emite desde hace más de 30 años en la televisión japonesa. Muestra cómo chicos menores de 5 años pueden resolver problemas cotidianos de forma exitosa.

Cualquiera que haya visitado Japón como turista habrá notado la gran cantidad de chicos pequeños que van solos por la calle a la escuela. Se ve en las grandes ciudades y en las pequeñas. Esto es posible, en gran parte, a la seguridad que existe en la calle, sumado a una sensación de cuidado colectivo de los niños que forma parte de la idiosincracia japonesa. Ese fenómeno es en parte capturado por el reality japonés, «Mi Primer Mandado» es una serie de televisión japonesa ha llevado el concepto de independencia infantil a un nuevo nivel.

Emitida en Netflix, esta serie documental de entretenimiento presenta a niños, tan jóvenes como de dos años, aventurándose solos en el mundo, realizando compras o navegando por el transporte público.

Este concepto, que podría parecer desconcertante al principio, ha resultado ser una montaña rusa emocional tanto para espectadores como para los propios participantes.

«Mi primer mandado», un reality exitoso en Japón

Originalmente conocido como «Hajimete no Otsukai« en Japón, y traducido como «Mi Primer Mandado» por Netflix, el programa ha sido un fenómeno durante 30 años, atrayendo a un quinto de todos los espectadores japoneses cada vez que se emite.

La serie se destaca no solo por su audaz propuesta sino también por la meticulosa preparación que conlleva cada episodio. Las rutas de los mandados son inspeccionadas previamente por padres y personal de producción, asegurando un entorno seguro para los pequeños aventureros.

Una parte esencial del encanto del programa radica en su capacidad para infundir confianza en los niños. A pesar de comenzar sus misiones con miedo, el desenlace suele ser un poderoso testimonio de orgullo y autoconfianza, demostrando que, incluso a una edad temprana, son capaces de superar desafíos significativos.

Este proceso no solo entretiene sino que también ofrece una valiosa lección de vida tanto para los participantes como para los espectadores.

La llegada de «Mi Primer Mandado» a Netflix ha generado un debate interesante sobre su impacto y relevancia cultural fuera de Japón. Algunos pueden encontrar el formato y la estética del programa distintivamente japoneses, con su uso de fuentes caricaturescas y efectos sonoros que acompañan cada acción.

Sin embargo, esta fascinación no está exenta de preocupaciones. La seguridad de los niños participantes es una prioridad absoluta, tanto para los espectadores como para los productores del programa. Aunque se toman medidas extensas para garantizar su bienestar, surge la inquietud sobre los riesgos potenciales para otros niños que podrían sentirse inspirados a emprender sus propias aventuras sin el mismo nivel de supervisión y apoyo.

Sin dudas, se trata de un formato televisivo que nos invita a reflexionar sobre la naturaleza de la infancia, la independencia y la seguridad en el mundo moderno.

Entradas recientes


Publicado

en

, ,

por

Klook.com

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.