El zoo de Miyashiro hizo un insólito simulacro de fuga de un tigre tras un terremoto

zoo tigre

El Zoo de Miyashiro realizó un simulacro de fuga de un tigre usando a una persona disfrazada.

Por Federico Aikawa

En la tranquila localidad de Miyashiro, en la prefectura de Saitama, Japón, un evento inusual se llevó a cabo en el zoológico local, no por la fuga real de un animal, sino como preparación para una eventualidad que pocos desearían experimentar. La protagonista de este simulacro no fue otra que un imponente tigre blanco, o más bien, la idea de su escape tras un devastador terremoto.

El Tobu Zoo llevó a cabo un ejercicio de entrenamiento basado en la premisa de que el fuerte vidrio de seguridad de la jaula de un tigre blanco había sido destrozado por los efectos de un gran terremoto, liberando al felino al interior del parque. La simulación fue tan meticulosa que uno de los cuidadores asumió el papel del tigre, moviéndose alrededor del recinto para dar realismo al ejercicio.

Los cuidadores, en una respuesta coordinada, se apresuraron a asegurar la zona. Mientras algunos alertaban a los visitantes para mantenerse alejados, otros desplegaban redes alrededor del área para contener al «animal». Con calma y precisión, un cuidador se acercó en un camión ligero y logró «inmovilizar» al tigre con un rifle de dardos tranquilizantes. A continuación, un equipo se encargó de simular la captura del tigre, utilizando cuerdas y redes para asegurarlo.

Este tipo de entrenamientos, realizados anualmente, son cruciales para la seguridad tanto de los visitantes como de los animales del zoológico. La coordinación y la comunicación entre los cuidadores son esenciales, con recordatorios constantes de no perder de vista al animal y actuar unidos.

El director del departamento, Masanaga Jincho, subrayó la importancia de estos ejercicios: «En caso de emergencia, es fundamental que cada uno conozca su rol y cómo actuar. Repetimos estas prácticas para garantizar que nuestros visitantes puedan disfrutar de su visita con tranquilidad y seguridad.»

No es la primera vez que un Zoo hace un simulacro usando una persona disfrazada de animal. Hace unas semanas, el zoo de Hiroshima hizo algo parecido con un «oso».

Este entrenamiento refleja no solo la dedicación del personal del zoológico para garantizar un ambiente seguro, sino también la constante conciencia de los riesgos naturales en Japón. Al final, lo que prevalece es el compromiso con la seguridad y la protección, tanto para los seres humanos como para los animales que habitan en estos espacios compartidos.

Entradas recientes


Publicado

en

,

Etiquetas:

Klook.com

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.