Trust no one

The X-Files - Fumador

Hace un poco más de diez años terminaba una de las series de culto que consumió, en el buen sentido de la palabra, varias horas de mi vida. The X-Files (Los expedientes secretos X para FOX o Código X, para Telefe) fue para muchos un antes y un después en materia televisiva. Las historias de agentes del FBI siempre llamaron mi atención, quizás desde que vi a Jodie Foster en “El silencio de los inocentes” y su relación con Hannibal Lecter. Pero The X-Files iba mucho más allá, hablaba de un mundo cada vez más individualista, que recién daba sus primeros pasos tras la caída del muro de Berlín y el fin de la URSS, y donde todo parecía estar más lleno de secretos (no es que ahora no haya, pero quizás se vive distinto).

Mulder y Scully representaban para muchos fanáticos dos visiones distintas de ese mismo mundo y durante 9 temporadas, fueron los encargados de revelar las conspiraciones que estaban en frente de todos. Sí, era una ficción, pero de cierta forma sabíamos que los gobiernos y sobre todo el de los Estados Unidos, no era una blanca palomita.

Tal como comenta Piro, los fans de la serie pasamos por diferentes etapas. Por ejemplo, siempre quisimos ver ese momento en donde los personajes dejaran de lado sus profesiones y tuvieran ese encuentro sexual. Claro, hasta que un día a alguien se le ocurrió que era necesario avanzar un nivel y la serie perdió la gracia. De igual forma que la partida de David Duchovny y el reemplazo por dos nuevos agentes la terminaron de convertir en un barco a la deriva, algo que se puede apreciar en las últimas temporadas. Había finalizado su ciclo y lo mejor que pudo pasar es que terminara.

Pero pasaron diez años y debo confesar que, tras varios intentos de verla nuevamente, me alegró la noticia que un canal la reponga de lunes a viernes a la medianoche, un horario espectacular.

Quizás con más años y una mente mucho más desarrollada, sea un buen momento para repasar la historia y descubrir eso que no supe entender antes. Por que como siempre, la verdad está allí afuera.