Cómo funciona el nuevo sistema de Ecobicis de Buenos Aires

Circular en bicicleta en Buenos Aires no es fácil. El tránsito porteño y las grandes distancias, hacen que usar este medio de transporte sea casi un desafío permanente. Pero en los últimos años cada vez más personas se animan a las “dos ruedas” para hacer sus tareas cotidianas como ir al trabajo o pasear los fines de semana. Y en una ciudad donde la gran mayoría vive en departamentos, el sistema de Ecobicis es una solución para aquellos que elijan no tener que destinar algunos metros cuadrados de los mínimos hogares.

El sistema original de bicicletas amarillas (que eran bicicletas de paseo reacondicionadas para este fin), ahora evolucionó a unas nuevas de color naranja más pensadas para este fin. Las mejoras son notorias: tienen tres velocidades, un diseño antivandálico, luces led traseras y delanteras y mejores asientos regulables. La nueva concesión viene de la mano del banco brasileño Itaú y de Mastercard, junto con “TEMBICI” en la administración del sistema de bicicletas compartidas. El mismo es similar al que ya existe en Río de Janeiro y otras ciudades de Brasil. Pero a diferencia de Brasil, acá el sistema sigue siendo gratuito, algo que puede sonar muy bien para los oídos de los usuarios, pero que es malísimo en el día a día.

En Brasil, el costo promedio por viaje es de 5 reales por día de uso, aunque hay un plan anual que cuesta 160 reales (1600 pesos).

Cuando creo que el sistema debería ser pago (como en cualquier gran ciudad del mundo y en ciudades como Rosario), es porque suceden dos cosas actualmente con el sistema: poca disponibilidad de bicicletas y falta de mantenimiento. Actualmente hay un flujo a la mañana desde los barrios hacia el centro, y viceversa por las tardes. Esto hace que si uno quiere buscar una bicicleta a las 10 de la mañana en un barrio, no encuentre nada. Aún falta alguien, vía camioneta, se encargue de volver a distribuir esas bicicletas a los barrios.

Lo otro es que la reparación de algunas bicicletas lleva mucho tiempo, haciendo que menos personas puedan acceder a las mismas.

Soy de los que piensan que el simple hecho de que sea gratuito nos haga pensar que está bien que sea mediocre. “Total es gratis”. Otros me dirán: “Pago bastante de impuestos”. Pero el sistema es gratuito para todos: para los porteños, para los turistas, para los que viven en Rosario (que allá pagan) y que visitan Buenos Aires. Con todo este público no te  van a alcanzar nunca las 4000 bicicletas y 400 estaciones que piensan instalar durante este año.

Cómo es el proceso de inscripción

El proceso de inscripción en la web permite hacerlo de forma gratuita adjuntando una factura que acredite el domicilio. Pero si lo hacen directamente desde la app de Ecobici, pueden asociar su cuenta a una tarjeta de crédito, simplificando un poco todo este proceso.

Los tiempos de uso siguen siendo los mismos: 60 minutos de lunes a viernes, 120 minutos lo fines de semana y feriados. Quizás la nueva app no sea la mejor (es una adaptación de la versión brasileña), aunque cumple su cometido: sacar la bicicleta de la estación.

Queda mucho por mejorar en el sistema, pero es quizás el paso más importante que ha dado en los últimos años. Esperemos que se cumpla pronto con la distribución de las nuevas estaciones, sobre todo en los barrios porteños.

Enlace: BAEcobici

1 Comentario

  1. Mientras en Argentina se siga pensando que todo debe ser gratis y que todo lo debe pagar el Estado (que lo pagan todos), va a seguir pasando esto que decís. No solo porque la gente no lo aprecia, sino que es injusto: las bicis escasean y obviamente no están en todos los barrios.

    En Santiago (Chile), este sistema se llamaba originalmente “Bike Santiago” (con convenio con Itaú) y era un desastre el mantenimiento, muy poca disponibilidad y estaciones muy disperas, incluso siendo pago.
    Opté por comprarme una bicicleta.

    Años después, apareció Mobike para cubrir ese faltante. De vez en cuando las uso, son muy convenientes.

    La empresa que manejaba Bike Santiago vendió todo y ahora se llama Tembici. Habrá que ver si el negocio funciona.

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: